Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputado por el 'caso Guateque' un viceconsejero de Esperanza Aguirre

Luis Armada fue gerente de Urbanismo durante seis años con Álvarez del Manzano

Van nueve encarcelados y más de una veintena de detenidos. Todos funcionarios y empresarios. Pero la Operación Guateque, el mayor escándalo de corrupción destapado en el Ayuntamiento de Madrid, empieza a salpicar a la clase política. Y al primero que le ha tocado ha sido a un alto cargo de Esperanza Aguirre: el viceconsejero de Transportes, Luis Armada. El juez le ha llamado a declarar como imputado. Tendrá que ir al juzgado el próximo miércoles acompañado de su abogado a dar cuenta de su etapa como gerente de Urbanismo en el Ayuntamiento de Madrid, entre 1997 y 2003, cuando José María Álvarez del Manzano (PP) era el alcalde.

"La gerencia funcionaba como un tiro cuando yo estaba", dice Armada

"Que me invitaran al guateque es lo último que podía imaginar", dijo ayer a este periódico Armada. "Estoy expectante y encantado de colaborar con la justicia. Pero tengo una total tranquilidad en que no ha habido irregularidades", añadió con un tono sereno y agradeciendo la oportunidad de poder explicar la situación. "En mi etapa como gerente de Urbanismo, la concejalía fue modélica. Funcionaba como un tiro. Los plazos de tramitación eran muy cortos y había una fiabilidad enorme". Según el mismo implicado, durante esos "cinco años y nueve meses al frente de la gerencia", firmó unas 36.000 licencias.

El abogado de Armada dijo ayer que la citación podría deberse a un expediente de licencia tramitado en 1998 para construir un hotel en el distrito de Chamartín, según informó Europa Press. Dicha operación urbanística se realizó el año 1998 y Armada autorizó edificar el hotel Confortel en la calle de López de Hoyos (Chamartín), que llevaba adosada una licencia para la construcción de un hospital. El centro sanitario nunca se hizo. "Esa licencia se ajustó escrupulosamente a la legalidad. Cumplió el planeamiento urbanístico al detalle", expuso el abogado.

Además, el juez podría haberle citado también por unas irregularidades detectadas en la obtención de una licencia para remodelar el sótano del edificio de su propia vivienda, situada en la calle de La Bola. Armada, en su etapa como gerente, se habría concedido a sí mismo la licencia para dichas obras.

Este requerimiento procedería de la denuncia particular de Margarita Botija -portavoz de una asociación de vecinos de Chamartín y muy vinculada a la lucha contra el desarrollo urbanístico de esa zona- que ayer fue citada por el juez para que lo ratificara. "Este señor hizo obras en 2002 en su casa, en una zona protegida, con una licencia que no lo permitía. Ya he entregado la documentación al juez", explicó a este periódico. "Fui a Gerencia de Urbanismo a denunciarlo y a ver la licencia entonces, pero me dijeron que no me la iban a enseñar", añadió

Luis Armada desmiente categóricamente esta versión. "En el edificio de mi casa, en la calle de La Bola, había unas goteras en el semisótano. Se tramitó la licencia correctamente, aprobó la obra la comisión de Patrimonio y se concedió la licencia. En toda la época que yo fui gerente no se hicieron ningún tipo de obras en mi casa. Nunca me he reunido con esta persona [la denunciante], que siempre hacía manifestaciones fuera de tono", explicó a este periódico.

Respecto al asunto del hotel, Armada también está "completamente tranquilo". "El Ayuntamiento aprobó un estudio de detalle que fijaba una parcela que era una unidad. Había dos parcelas no vinculadas. Se preveía un hospital y un hotel. Y no había condición de temporalidad entre una y otra. Se dio la licencia del hotel porque cumplió los requisitos. Los promotores del centro sanitario lo fueron demorando. Este estudio de detalle estuvo en información pública y no hubo alegaciones". En cualquier caso, Armada dice que "estudiará todos los expedientes que estén bajo sospecha, uno por uno".

El actual viceconsejero de Transportes e Infraestructuras fue condenado en 2003 "por un delito de desobediencia" y a una multa de 7.200 euros e inhabilitación especial para empleo o cargo público durante un año y cuatro meses. El entonces gerente de Urbanismo se negó a derribar la iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes, construida de forma ilegal demasiado cerca de un bloque de pisos de la calle de Villa de Marín, en el barrio del Pilar. Tras cumplir dicho periodo de inhabilitación, Esperanza Aguirre lo repescó para formar parte de su Gobierno.

Precisamente, el secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, salió ayer en defensa de su compañero. "Saldrá con buen pie" de la investigación del caso Guateque, pronosticó, porque aclarará al juez "cuantos aspectos éste considere oportunos" en relación con la supuesta trama de corrupción en el Ayuntamiento de Madrid.

Pero el grupo municipal socialista no lo tiene tan claro. "Su imputación acaba con el argumento de que no hay conexiones políticas. Hay responsables políticos imputados y algo tiene que decir el gobierno municipal", reclamó el edil socialista de Urbanismo, Pedro Sánchez. "Este asunto está tomando un cariz de temas urbanísticos. Ya no sólo se trata de licencias de bares de ocio. Esto demuestra que la comisión de investigación ha de comenzar ya", insistió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 2008