Los directores fuman la pipa de la paz con los estudios

El acuerdo puede contribuir a desbloquear la huelga de guionistas

El Sindicato de Directores (DGA) estadounidenses alcanzó en la madrugada del jueves un acuerdo con la Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP, en sus siglas en inglés) por el que se reconoce su derecho a recibir una remuneración por la explotación de su obra en Internet y en otros de los llamados "nuevos medios". Este punto, entre otros, es el que mantiene enfrentada a la industria con el Sindicato de Guionistas (WGA), en huelga desde hace 11 semanas con un paro que prácticamente ha paralizado la producción televisiva en Hollywood.

Los escritores tienen tres semanas para negociar a tiempo para los Oscar
El acuerdo duplica las regalías por las descargas legales en Internet

Más información

Los directores llegaron a un acuerdo gracias a una serie de reuniones informales que comenzaron sin fanfarria hace una semana, y que concluyeron satisfactoriamente para ambas partes. A falta de ser ratificado por los 13.400 miembros de la organización el próximo 26 de enero, el pacto, vigente para los próximos tres años, supone logros en tres áreas de importancia, tanto para los directores como para guionistas y actores, que también deben de renovar su convenio este año.

Todos ellos hacen referencia a los ingresos que recibirán de la explotación de su trabajo en los llamados "nuevos medios" (Internet, teléfonos móviles o futuras formas de explotación en el mercado audiovisual). Según el acuerdo, los programas producidos para Internet que tengan un coste superior a 15.000 dólares (10.256 euros) el minuto deberán ser dirigidos por miembros del DGA; además, se duplicarán las regalías derivadas de las descargas legales de Internet; y queda establecida la retribución por el streaming, o uso de clips en estos mismos medios, con un fijo de 1.200 dólares (820 euros) por el primer año tras su emisión en televisión.

Lo más importante de este acuerdo es el efecto que tendrá sobre la huelga de guionistas. "Si el WGA rechaza las ideas básicas del acuerdo de los directores, habrá una gran insatisfacción entre los miembros", adelantó a la prensa el creador y productor de la serie Ley y orden, Dick Wolf. El gobernador de California y antigua estrella Arnold Schwarzenegger también expresó al periódico Los Angeles Times su deseo de que este acuerdo sirva de catalizador y marco de actuación para que se reanuden las reuniones entre guionistas y productores.

Durante una visita al diario más importante de Los Ángeles, Schwarzenegger aseguró su esperanza de que el pacto "sea un vehículo que motive a la gente hacia una unión". De hecho, el acuerdo con el Sindicato de Directores vino acompañado de una invitación por parte de los productores para regresar a la mesa de negociaciones con el sector en huelga. "Esperamos que este acuerdo con el DGA sirva como el principio del fin de un periodo extremadamente difícil en nuestra industria", declaró ilusionado un portavoz de la Alianza de Productores de Cine y Televisión.

Por el momento, ni el Sindicato de Guionistas ni el de Actores (SAG) ha dejado saber su opinión de manera oficial sobre el acuerdo alcanzado por los directores más allá de subrayar que no es vinculante con sus organizaciones. El convenio de los actores expira el próximo 30 de junio y, hasta la fecha, sus miembros han sido los más solidarios con los guionistas en huelga, en defensa de lo que consideran las mismas reivindicaciones.

El acuerdo alcanzado el jueves entre productores y directores ofrece el primer rayo de esperanza en un conflicto laboral que amenaza con afectar su principal fiesta del año: la entrega de los Oscar. Prevista para el próximo 24 de febrero, el Sindicato de Guionistas amenazó a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas encargada del acto con boicotear la gala con la presencia de piquetes en su alfombra roja.

Esta misma táctica acabó forzando la cancelación de la entrega de los Globos de Oro el pasado domingo, ceremonia que se redujo a una rueda de prensa en la que se anunciaron los ganadores, en completa ausencia de estrellas. "Lo importante es que esta ciudad debe regresar al trabajo en tres semanas", dijo el guionista y productor Dick Wolf. Ese plazo es el mínimo tiempo que, de existir voluntad de regresar a la mesa de negociaciones, permitiría la celebración de la 80ª edición de los Oscar en todo su esplendor. Algunos de los nombres más destacados de Hollywood no han dudado en ofrecer su apoyo a lo que consideran como "un paso en la dirección adecuada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50