Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bomba atómica que planeó Franco

Informes de la CIA conocidos ahora confirman el proyecto nuclear español

El Gobierno de Franco proyectó desarrollar armas nucleares para reforzar su posición internacional y convertirse en una potencia armamentística, según asegura un documento secreto de la CIA, la agencia de inteligencia de los EE UU, desclasificado el pasado lunes a petición del Archivo Nacional de Seguridad de la Universidad de George Washington. El informe está fechado el 17 de mayo de 1974, después de que India hiciera diversas pruebas de material nuclear.

"España tiene moderadas reservas propias de uranio", decía el documento secreto de 1974

El documento secreto desclasificado asegura que el Gobierno de Franco tenía en proyecto y desarrollo un extenso y ambicioso plan nuclear que merecía la atención y vigilancia de EE UU. En ese plan se incluía una planta para enriquecimiento de uranio cuya construcción dependía de una combinación de circunstancias, incluyendo la política del Gobierno que sucediera a la muerte del dictador.

El informe dice textualmente así: "España es uno de los países de Europa merecedores de atención por su posible proliferación (de armas nucleares) en los próximos años. Tiene reservas propias de uranio de moderado tamaño, un extenso programa de desarrollo nuclear (tres reactores operativos, siete en construcción y otras 17 más en proyecto), y una planta piloto para enriquecimiento de uranio". La CIA aseguraba entonces que España, además de Irán, Egipto, Pakistán, Brasil y Corea del Sur necesitaban "al menos una década para desarrollar su programa de armas nucleares".

Y añadía: "Alguno de ellos podría detonar un ingenio experimental antes de ese tiempo, quizás considerablemente antes adquiriendo material u obteniendo ayuda extranjera. Cada uno de estos países es objeto de diferentes motivaciones y presiones".

El informe de la CIA, de 50 páginas y con el membrete de "Top secret" (alto secreto), destaca a continuación que en el caso de España el Gobierno de Francisco Franco no había firmado el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares suscrito por 19 países.

Los analistas de la CIA señalaron que España se había negado a suscribirlo porque los compromisos que adquirían los países no nucleares "eran inadecuados y obligaban a inspecciones periódicas, las cuales ponían al descubierto sus programas de cara a sus competidores". "De cualquier forma, España tiene un acuerdo militar bilateral con EE UU que los dirigentes españoles ven como una oferta de mayor seguridad que su independiente capacidad nuclear". Y añade sus dudas sobre el futuro: "Sólo una improbable combinación de circunstancias derivadas de la localización de España respecto a Gibraltar, Portugal y Norte de África, junto con la pérdida de los lazos de seguridad con EE UU y la NATO y quizás un Gobierno post-Franco inseguro de sí mismo pudieran convertirse en una razón para que España desarrolle una capacidad nuclear".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2008