Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Crisis en el Ayuntamiento de Madrid

"Esto parece un berrinche"

Los madrileños no creen que el primer edil se vaya

"Se va a echar atrás, seguro. ¿Qué otra opción tiene, pasarse al PSOE?". Avelino, empresario de 58 años, no acaba de creerse que su alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, vaya a dejar la política. Tampoco su amigo Javier, abogado de 53, con el que intercambia una mirada cómplice: "Tiene que decidir si se debe a la disciplina del partido o a sus intereses particulares". Javier, que sí es votante de Gallardón, le da, a su pesar, la razón: "Le seguiré votando, pero en este asunto se ha equivocado".

Escepticismo ayer en la Gran Vía. No había transeúnte que diera por seguro el toque de retirada del alcalde. "Ha dicho que se lo va a pensar, y eso es que no lo deja", pronostica con toda convicción Miguel, un jubilado. Eduardo, un estudiante, todavía no se ha enterado del lío. No ve la tele. "¿Que dimite porque Rajoy no le quiere? Eso parece el berrinche de un niño chico".

En el quiosco de Ana María, en Callao, el amago de espantada del alcalde es el tema estrella. "Hablamos de lo de Gallardón", informa sonriente a los clientes. Algunos prefieren no mojarse. Para otros es la primera noticia. De las 16 personas a las que preguntó este periódico ayer, siete confesaron no tener ni idea del tema.

Además de escepticismo, ayer se respiraba desencanto. "Me da igual que dimita. No entiendo de política y además me parece que son todos iguales". Lo dice Pilar, de 62 años, mientras empuja el carrito de la limpieza Gran Vía arriba. Con cuatro hijos a su cargo y un sueldo de poco más de 600 euros, tiene otras cosas de las que preocuparse. Un hombre trajeado ni se molesta en pararse para comentar el rifirrafe entre el alcalde y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. "A mí, como si se matan entre ellos".

A pesar de la indiferencia de algunos, lo cierto es que Ruiz-Gallardón es el político madrileño mejor valorado por los ciudadanos. Le dan una nota de 6,30, según un estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado octubre. La siguiente mejor valorada es Esperanza Aguirre, con un 5,56. Quizá por eso Remedios, empleada de banca de 48 años, enumeraba ayer los logros del alcalde, entre ellos la M-30. "Los vecinos hemos pasado un calvario, pero ahora llego al centro en 10 minutos". Todo son elogios. "Gallardón podría ser un digno sucesor de Rajoy. Creo que el PP va a perder votos por esto".

"El lío lo ha montado él mismo. Gallardón quería estar en dos sitios a la vez y eso es demasiado. ¡Que Madrid no es Paracuellos del Jarama!", exclama Luis, funcionario del Congreso jubilado. Sobre la posibilidad de que efectivamente deje el cargo, muchas dudas. "Si el PP sale derrotado de las elecciones, quizá sí. Querrá esperar a ver cómo va. Es un tío muy listo", remata.

A algunas asociaciones vecinales les preocupa que la alcaldía pueda cambiar de inquilino. "Nos parecería mal que el alcalde abandonara el barco, sobre todo después de las tremendas inversiones del mandato anterior, que dejaron las finanzas municipales muy maltrechas", opina Miguel Ángel Ordinas, de la asociación La Flor, del barrio del Pilar. Coincide Paco Palomera, vocal de la asociación de vecinos de Orcasitas: "Nos preocupa que se cumplan los compromisos que adquirió Gallardón en inversiones en los distritos".

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid no comparte esa preocupación. "En caso de cambios, tenemos acuerdos firmados con todos los candidatos y nos aseguraremos de que los cumplan", afirma su presidente, Nacho Murgui. "Gallardón apostó por ser alcalde, adquirió un compromiso con Madrid y debe cumplirlo", opina José Luis Mesa, presidente de la asociación Amistad de Canillejas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 2008