Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CALLE | Las perlas

Traspasos y sueldos

- Visión profética. La Generalitat ha editado un calendario titulado 366 retos. En él, cada día tiene su afán. Y ahí es nada el del 4 de enero (segundo del reiterado caos en Cercanías en lo que va de año). Dice así: "Viernes. Potenciar el transporte público". Los redactores dan por hecho que "el traspaso de la red de trenes de Cercanías de Renfe a la Generalitat, fruto del despliegue del Estatuto, ha de permitir la mejora de las líneas". De lo que no dan cuenta es de la nueva avería en esas mismas líneas. Decía Churchill que un buen político es aquél que puede predecir lo que va a ocurrir y luego explicar por qué no ha ocurrido. Por ejemplo: el traspaso de Renfe.

- El yo y los otros. Albert Rivera, dirigente de Ciutadans, se presentará, dice, a las elecciones generales de marzo. Objetivo declarado: formar una alianza con el PSOE y el PP para "aislar a los nacionalistas". De donde se deduce que este chico cree que el nacionalismo es una cosa exclusiva de la periferia. ¿O no hay nacionalistas, eso sí, españolistas, entre socialistas y populares?

- La lucidez más lúcida. Pilar Gutiérrez es la presidenta de una asociación que se denomina Unidos por la Vida. Su análisis de la realidad es de una gran lucidez. Ahí es nada descubrir lo siguiente: el aborto sirve para "tener un voto juvenil cautivo a cambio de sexo irresponsable". Además, quienes abortan acaban siendo pasto de trastornos mentales, abuso de alcohol y drogas, anorexia y bulimia, cáncer de mama, de cérvix y útero e, incluso, suicidios. A veces, incluso todo a la vez y encima sin orden: empiezan suicidándose y acaban fumando porros.

- Sueldos públicos. Germà Pelayo es el promotor de la Plataforma Respolis, dedicada a luchar contra lo que consideran que son sueldos abusivos de los políticos españoles. Entre otras cosas denuncian los incrementos "abusivos", del orden de entre el 30% y el 40%, que se aplicaron algunos políticos después de las elecciones municipales. Para arreglarlo ha acudido al síndic de greuges, Rafael Ribó, pasando por alto que el sueldo de éste es, precisamente, de los más altos. Eso sí, no es él quien lo establece.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de enero de 2008