Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio por la agresión a un urbano que quedó en coma

La Audiencia de Barcelona acogerá desde mañana y hasta el día 11 el juicio contra nueve jóvenes acusados de dejar en coma vegetativo a un agente de la Guardia Urbana que participaba en el control de una fiesta okupa.

El fiscal solicita sendas penas de 11 años de cárcel para tres acusados de agredir a pedradas a uno de los agentes. Los tres se hallan en la cárcel desde que ocurrieron los hechos, el 3 de febrero de 2006.

En el caso también están acusados seis jóvenes más por agresiones a otros tres agentes que resultaron heridos leves. Los hechos sucedieron en la calle de Sant Pere més Baix de Barcelona, donde se celebraba de madrugada una fiesta en la casa ocupada situada en los bajos del número 55, que se vio desbordada, por lo que muchos jóvenes se quedaron sin entrar.

Precisamente, según el fiscal, al no poder entrar en la fiesta, algunos jóvenes la emprendieron con una patrulla de la Guardia Urbana que había acudido a la zona para evitar que la fiesta causara molestias a los vecinos, como en otras ocasiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de enero de 2008