Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos días cautivas y sin comer en las montañas de Somalia

Las negociaciones para liberar a las dos cooperantes siguen estancadas

Los secuestradores se niegan a soltar a las rehenes si la policía no les deja huir sin tomar represalias. Los agentes, que se cuentan por centenares, amenazan con usar la fuerza si no las liberan. La médica española Mercedes García Valcarce, de 51 años, y la enfermera argentina Pilar Bauza, de 26, aguardan desde la mañana del miércoles a que un acuerdo les salve la vida. Las dos cooperantes de Médicos sin Fronteras (MSF) llevaban más de 40 horas sin comer -al menos no habían sufrido agresiones, según las autoridades locales- cuando vieron, por segunda vez, que el sol se escondía en el paraje montañoso próximo a la ciudad de Bossaso, en Puntlandia (noreste de Somalia), donde permanecen cautivas. Las partes interrumpieron el diálogo hasta que amanezca.

Por la mañana, y después de que el consejo local de ancianos, que integra a los distintos clanes de la zona, se sumara al equipo negociador, el primer ministro de Somalia, Nur Hassan Hussein, trasladó un mensaje tranquilizador: había esperanzas de que la liberación se resolvería en pocas horas. El tiempo pasó sin que se produjeran avances hasta que, a media tarde, el Gobierno de Puntlandia -una de las regiones autónomas de este país cuarteado por las guerras civiles desde 1991- sugirió que el asunto se resolvería por la fuerza. "De ninguna forma vamos a negociar con ellos. La policía se encargará del rescate", declaró a Efe el ministro de Pesca de la región, Ahmed Said Nor, que incluso negó que la policía haya hablado con los captores.

Sin embargo, en las entrevistas mantenidas ayer con el embajador español en Kenia, Nicolás Martín Cinto, que llegó a Bossaso a primera hora de la tarde, tanto el ministro de Pesca como el presidente de Puntlandia, Mohamud Musse Hersi, confirmaron que las conversaciones continúan. Todas las autoridades coincidieron, eso sí, en que las cautivas seguían en buen estado, aunque una de las dos -no especificaron cuál- resultó herida leve durante el trayecto desde Bossaso, donde las prendieron, hasta las montañas donde siguen cautivas, a cinco kilómetros al sur de la ciudad. Está previsto que el embajador español se entreviste hoy con el primer ministro somalí, Nor Hassan Hussein.

Ni la diplomacia española ni MSF quieren que la policía entre en combate con los captores y se ponga en riesgo la vida de las dos sanitarias cautivas. La ONG, que el miércoles retiró a ocho de sus 11 cooperantes extranjeros en Bossaso, envió ayer a tres expertos en la realidad somalí para que colaboren en la operación. Tanto MSF como el ministro de Asuntos Exteriores argentino, Jorge Taiana, confían en que el tercer día de cautiverio sea el último. Pero en cuanto Mercedes y Pilar estén libres, MSF se planteará si la falta de seguridad hace aconsejable marcharse de Bossaso, donde hasta ahora atendía a 7.000 niños desnutridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de diciembre de 2007