Exteriores no tiene constancia de la petición de un rescate a cambio de las cooperantes en Somalia

El Gobierno pide cautela y dice que trabaja para que su liberación se produzca cuanto antes.- El embajador español cree que la resolución del secuestro puede alargarse hasta despúes de Año Nuevo

Los secuestradores de la médico española y la enfermera argentina que fueron capturadas en Somalia el miércoles han exigido un rescate de 250.000 dólares, según una carta enviada hoy a las emisoras de radio de Bossaso. Periodistas de esa localidad del extremo nordeste del país, donde se produjo la captura de las dos cooperantes de Médicos sin Fronteras (MSF), han informado telefónicamente del contenido de la misiva, que añade que las dos están bien y están recibiendo alimento. Hasta ahora, los captores sólo habían pedido a cambio de su liberación que la policía les deje huir sin tomar represalias. Sin embargo, el Gobierno español no tiene constancia de que hayan pedido un rescate y el embajador español en Kenia, Nicolás Martín Cinto, que se encuentra desplazado en Somalia, cree que la resolución del secuestro puede alargarse hasta después de Año Nuevo.

Más información
Dos días cautivas y sin comer en las montañas de Somalia

En su supuesta carta, los secuestradores piden que los dos diplomáticos de España y Argentina que están en Bosaso contacten con ellos directamente, sin pasar por las autoridades de Puntlandia, la región autónoma donde se ha producido el secuestro. Ayer llegaron a la ciudad el embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, y el encargado de negocios de la embajada argentina en Kenia, Fernando Rolandelli, con el fin de seguir de cerca las gestiones. "No se preocupen por la salud de las dos señoras, están en buenas condiciones", señala el documento. Los periodistas locales aseguran que éste es el método habitual utilizado por los secuestradores y no dudan de su veracidad.

Sin embargo, Martín Cinto no tiene constancia de que los secuestradores hayan pedido el rescate de 250.000 dólares para dejarlas en libertad, según han informado fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores. El diplomático advierte, además, que no cree que antes de fin de año se solucione el secuestro. "No es una cosa para mañana, a lo mejor los hechos me desmienten, pero no creo que antes del 1 ó el 2 de enero esto se arregle", ha señalado.

El diplomático español ha recalcado que su intención es quedarse en Bosaso hasta la solución del caso. "Salvo que el Ministerio (de Asuntos Exteriores) me diga otra cosa, me quedo aquí con todas sus consecuencias", ha confirmado.

Martín Cinto ha indicado que las autoridades de la región somalí de Puntlandia han dado prioridad a la seguridad de las dos rehenes y que el área en la que se encuentran está a unos diez o doce kilómetros de Bosaso. "En los últimos cuatro kilómetros no se tiene acceso en coche", ha explicado.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que el Ejecutivo está haciendo "todas las gestiones posibles" para conseguir la liberación de las dos cooperantes, pero ha incidido en que es una "situación delicada" y ha pedido cautela a la hora de hablar de las negociaciones con los captores.

Las negociaciones continúan

La española Mercedes García Valcarce, de 51 años, y la argentina Pilar Bauza, de 26, fueron secuestradas el miércoles en un paraje montañoso próximo a Bosaso, cuando iban a su trabajo por un grupo de hombres armados, sin que se supiera si son delicuentes comunes que buscan un rescate, piratas activos en la región o islamistas que tengan otro objetivo con el rapto. De momento, no se ha informado de avances en las negociaciones, mientras agentes somalíes, que se cuentan por centenares, amenazan con usar la fuerza si no las liberan.

Ni la diplomacia española ni MSF quieren que la policía entre en combate con los captores y se ponga en riesgo la vida de las dos sanitarias cautivas. El embajador español continúa sus contactos con las autoridades somalíes con el fin de lograr la liberación de las dos cooperantes. Según fuentes de Exteriores, el embajador, ha mantenido en todo momento "contactos con las autoridades de Puntland, en particular el ministro de Pesca y el de Sanidad", que son los que se han hecho cargo de las negociaciones con los secuestradores.

Asimismo, Martín Cinto también se ha reunido con los representantes de MSF presentes en la ciudad somalí, donde la ONG lleva a cabo desde primavera una proyecto de nutrición en el que trabajaban las dos cooperantes. Hoy, está previsto que se entreviste con el primer ministro de Somalia, Nor Hassan Hussein. En cuanto Mercedes y Pilar estén libres, MSF se planteará si la falta de seguridad hace aconsejable marcharse de Bossaso, donde hasta ahora atendía a 7.000 niños desnutridos.

El embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, atiende a los periodistas acompañado del encargado de Negocios de la Embajada de Argentina, Fernando Rolandelli, a su llegada a Bossaso (Somalia).
El embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, atiende a los periodistas acompañado del encargado de Negocios de la Embajada de Argentina, Fernando Rolandelli, a su llegada a Bossaso (Somalia).EFE
Asegura que la policía se encargará del rescateVídeo: ATLAS

Hay precedentes

A mediados de diciembre fue secuestrado en Bossaso el cámara francés Gwen Le Gouil y sus captores pidieron también un rescate. El periodista fue puesto en libertad el pasado lunes, sin que

se haya confirmado que se abonó el dinero requerido. Los secuestradores de García y Bauza pertenecen en su mayoría al subclan Warsangeli, del clan Harti, un grupo étnico que ha sido acusado por las autoridades de Puntlandia de estar detrás de los secuestros en esta región.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS