Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubierto un centro de tortura de Al Qaeda en Irak

Varias fosas comunes con 26 cadáveres fueron halladas en un complejo de edificios en la provincia de Diyala

Fuerzas estadounidenses e iraquíes han descubierto un centro de torturas en Muqdadiya, localidad de la provincia iraquí de Diyala que se había convertido en santuario de la red terrorista Al Qaeda. Tres edificios integraban el siniestro complejo, junto al que fueron hallados 26 cadáveres en fosas comunes.

El cuadro encontrado por los soldados no dejaba lugar a dudas. Cadenas colgadas de paredes ensangrentadas, una cama de metal conectada a la corriente, para dar descargas eléctricas, y cuchillos y espadas cubiertos de sangre revelaban la finalidad del centro, que fue descubierto gracias a las informaciones proporcionadas por la propia población iraquí.

Hay cadenas, una cama para dar descargas eléctricas y paredes con sangre

Hasta Muqdadiya, situada a 90 kilómetros al noreste de Bagdad, habían ido llegando miembros de Al Qaeda desplazados de sus antiguos feudos de la provincia de Al Anbar y de la capital iraquí por la ofensiva de las tropas estadounidenses. La localización del centro de torturas se produjo durante una operación desarrollada entre el 8 y el 11 de diciembre, pero fue ayer cuando el Ejército estadounidense lo hizo público. "Había rastros de asesinatos, torturas e intimidaciones contra la población local por toda el área", señala el comunicado.

Además de centro de detención y torturas, el complejo servía también como cuartel general para las milicias de Al Qaeda. El comandante Mark Hertling, jefe militar norteamericano en el norte de Irak, explicó ayer que en el registro se encontraron además nueve alijos compuestos por un lanzamisiles tierra-aire, rifles de francotirador, 59 kilos de explosivos caseros y numerosos tubos y balas de mortero, entre otras armas.

En la misma provincia de Diyala y en Bagdad, 23 personas, entre ellas cuatro soldados, murieron ayer en operaciones militares y atentados, informaron fuentes policiales y del Ministerio del Interior iraquí. Al menos 13 personas perdieron la vida y otras ocho resultaron heridas después de que un terrorista suicida detonase la carga explosiva que llevaba adosada en Kennan, en Diyala. El terrorista se hizo estallar entre decenas de personas que hacían fila frente a un centro de reclutamiento de un Consejo de Salvación. Estos consejos son agrupaciones de milicias formadas por los líderes tribales suníes que se están organizando para luchar contra Al Qaeda, y tienen el apoyo de EE UU.

En Baquba, capital de Diyala, un artefacto explosivo detonó al paso de una patrulla conjunta del Ejército iraquí y estadounidense en el barrio de Tahrir y se cobró la vida de un soldado estadounidense y otro iraquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2007