Reportaje:

Moderno, con guardería... y tarde

Gallardón presenta el proyecto del futuro mercado de Barceló, una promesa de la campaña de 2003

Como los bebés que albergará su escuela infantil, el futuro mercado de Barceló se ha hecho esperar, aunque en este caso el embarazo ha durado cuatro años.

Prometido por Alberto Ruiz-Gallardón en la campaña que le llevó a la alcaldía en 2003, el proyecto vio ayer la luz, convertido en complejo modular, de diseño futurista y con espacio suficiente para albergar, además del mercado de abastos, una guardería, un polideportivo y un aparcamiento para residentes. En un rincón, también habrá hueco para edificar 60 viviendas que, vendidas a precio libre, permitirán financiar el proyecto, que no será una realidad hasta 2011.

Las obras no empezarán hasta finales del próximo año y los 113 comerciantes con local en el mercado de Barceló pasarán un exilio de tres años en unos módulos prefabricados que serán instalados junto a la actual galería comercial.

Los gestantes del nuevo espacio son los arquitectos Enrique Sobejano y Fuensanta Nieto, ganadores del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento, al que se han presentado 76 propuestas. La base de la idea ganadora se resume en un documento denominado Instrucciones de uso, en el que Sobejano y Nieto detallan el complejo, basado en tres edificios superpuestos de formas regulares. Además de los nuevos equipamientos, el mercado de alimentos ganará casi 3.000 metros cuadrados sobre los 4.000 de la actualidad.

El espacio que rodea al mercado crecerá en espacios peatonales con el cierre al tráfico de la calle de la Beneficencia, y la reordenación de las calles de Barceló y de Mejía Lequerica. La reforma del mercado forma parte de un proyecto más amplio de modernización del centro que extenderá su impacto a las plazas de Alonso Martínez y Santa Bárbara y a la calle de Hortaleza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 18 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50