Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una de las principales promotoras sucumbe a la crisis inmobiliaria

El grupo Ereaga suspende pagos con una deuda de 160 millones de euros

El grupo inmobiliario Ereaga, con sede en Getxo (Vizcaya) y formado por 18 sociedades que operan como constructoras y promotoras en el País Vasco, Madrid, Valladolid, Murcia, Alicante y Cantabria, ha suspendido pagos al no poder hacer frente a unas deudas que ascienden a 160 millones de euros. El Juzgado de lo Mercantil número uno de Bilbao ya ha comunicado la aceptación del concurso voluntario de acreedores, solicitado por el empresario Josu Jon Susaeta, y el nombramiento de los administradores, entre los que está la Diputación de Vizcaya como acreedor.

El 'holding' Ereaga, de carácter familiar, se compone de 18 sociedades

La empresa tiene promociones en Vizcaya, Cantabria Murcia y Almería

La promotora Ereaga es la primera gran víctima en Euskadi del cambio del ciclo inmobiliario, aunque ya hay precedentes en el resto de España. El Grupo valenciano Llanera, dedicado a promociones turísticas y que emplea a 600 trabajadores, presentó suspensión de pagos en octubre al acumular una deuda de 746 millones.

Fuentes del sector explican que el efecto combinado del parón de las ventas y la dificultad para lograr nuevos créditos ha hecho que el holding inmobiliario Ereaga, cuya sociedad cabecera, es Caserío Aitzgoyen S. L. no haya podido pagar a sus acreedores.

El grupo es una empresa constituida por la familia Susaeta en 1977 a partir de dos pequeñas fábricas de ladrillos en Vizcaya. El administrador único del holding y todas las sociedades es Josu Jon Susaeta, que ha evitado los requerimientos de este periódico para conocer si con el convenio con los acreedores se pretende dar continuidad a las sociedades concursadas o si la intención es liquidarlas. El juzgado, cuyo titular es Edmundo Rodríguez Achutegui ha ordenado la inscripción de la declaración del concurso en los registros mercantiles de Vizcaya, Madrid y Valladolid; y además, de forma preventiva, en los de la propiedad de Bilbao, Gernika y Portugalete (Vizcaya), Castro Urdiales y San Vicente de la Barquera (Cantabria), Villajoyosa (Alicante), y Murcia, Águilas, Lorca y Molina de Segura.

En su declaración de insolvencia el grupo justifica que no puede hacer frente a unas obligaciones económicas (pasivo) que asciende a 160 millones de euros entre todas las sociedades de la empresa.

El cambio de ciclo económico, acelerado por la crisis financiera de las subprimes estadounidenses, ha golpeado con fuerza en el sector inmobiliario. Como lo habitual hasta hace un año era vender todas las promociones en plano, las empresas constructoras pedían créditos a corto plazo. Los bancos y cajas, según fuentes del sector, han endurecido las condiciones para refinanciar a largo plazo los créditos a corto, una situación que ha ahogado a Ereaga.

El primer efecto de la crisis del sector en Euskadi fue el parón de las ventas de pisos; después, el cierre de numerosas agencias inmobiliarias, sobre todo en Vitoria, y ahora parece llegarles el turno a las promotoras y constructoras.

En su página web, Ereaga anuncia dos nuevas promociones previstas en Atxekolandeta (Getxo) y Guriezo (Cantabria) y mantiene viviendas a la venta en edificios ya construidos en Bilbao, Leioa (Vizcaya) y Murcia capital.

Más de 130 fincas

De la sociedad Caserío Aitzgoyen S.L. cuelgan 18 sociedades que serán concursadas. Se trata de Explotaciones del Abra, Inmobiliaria Ereaga, Boulevard Udondo, Ereaga Gestion, Monte Tordehumos, Ereaga Marina Cope, Residencial Marina de Cope, Promotora Asteleku, Lekato, Ereaga Desarrollos Inmobiliarios Lorca, Ereaga Desarrollos Inmobiliarios Finestrat, Ereaga Desarrollos Inmobiliarios Molina de Segura, Ereaga Zarcilla de Ramos, Cuddalore, Ereaga Ciudad de Murcia, Promotora Kukatxe, Promotora Garraketas y Projoal. Todas ellas son sociedades limitadas.

En el auto que da inicio al proceso concursal, el juez Edmundo Rodríguez Achutegui recoge el listado de las fincas registradas como propiedad de las sociedades concursadas, en total de 136. A pesar de ello, insta a Josu Jon Susaeta, como administrados único de las 18 sociedades, a que identifique el resto de las fincas y vehículos que tiene sin identificar registralmente. El auto ha sido notificado a la Hacienda estatal, a la Hacienda de Vizcaya, al Fogasa y a la a Seguridad Social. La empresa no ha comunicado el número de empleados que podrían resultar afectados en caso de liquidación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 2007

Más información