Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El maná estatutario llega a los presupuestos

Sanidad y Educación, partidas estrella de las cuentas en Cataluña - El Gobierno de la Generalitat destinará el 52% del gasto a políticas sociales

Las bajadas de impuestos y las obras en infraestructuras de transportes caracterizan algunos de los presupuestos que las comunidades aprueban estos días en los distintos parlamentos autónomos. EL PAÍS ha analizado las cuentas públicas de las autonomías de Madrid, Andalucía, Cataluña, Valencia, Galicia y País Vasco.

Algunos presupuestos crecen de manera especial este año, impulsados por los nuevos estatutos que se aprobaron en los respectivos parlamentos autónomos y en el Congreso de los Diputados.

Andalucía, Cataluña y Valencia son las autonomías que experimentan mayor crecimiento como consecuencia de unos presupuestos estatales que han previsto la financiación especial recogida en sus presupuestos y vinculada al producto interior bruto (PIB) o a la población. En otras autonomías, como Madrid, que aún no ha reformado su Estatuto, la terminación de grandes obras -como la del aeropuerto de Barajas y su nueva terminal- ha impedido un crecimiento de las inversiones estatales, lo cual, al final, ha redundado en el moderado aumento de sus propias cuentas autonómicas.

CATALUÑA El doble de inversión en infraestructuras

Pese a que el contexto macroeconómico ha cambiado -el crecimiento se está moderando y la desaceleración del mercado inmobiliario está mermando los ingresos fiscales-, el presupuesto catalán para 2008 crece casi el 8%. La inversión por habitante será de 715 euros, frente a los 619 de este año y lejos de los 365 de 2003.

¿En qué se gastará el dinero la Generalitat catalana? Asegura tener dos prioridades, la cohesión social y la competitividad. Más de la mitad del gasto, el 52% del total, lo destinará a políticas sociales. El reservado a salud concentra el 26% de las cuentas públicas, con una dotación de casi 9.100 millones de euros. Pero es una de las partidas que menos crece respecto a 2007 (5,8%) y el personal en el Instituto Catalán de la Salud (ICS) no aumentará más del 0,7%, hasta 247 trabajadores. La educación aparece en segundo lugar, con 5.770 millones de euros, el 8,5% más. El incremento servirá, entre otras cosas, para contratar a 1.725 maestros ante el aumento de población inmigrante y para poner en marcha un plan de impulso del idioma inglés. El despliegue de la Ley de Dependencia contará con una dotación de 455 millones, lo cual ha obligado a incrementar en un 10% el capítulo de gasto de protección social (el quinto con mayor dotación presupuestaria) hasta 1.500 millones de euros.

La partida de infraestructuras y movilidad, destinada a obras para mejorar el deteriorado servicio público de transporte, gastará 2.875 millones, el 23,7% más que este año. Crece especialmente el gasto en infraestructuras ferroviarias (45%) hasta 1.182 millones de euros.

MADRID Más privatizaciones

Los presupuestos regionales de Madrid son los más austeros -los que menos crecen- desde que Esperanza Aguirre (PP) llegó a la presidencia autonómica en 2003. Y ello porque las inversiones suponen el 6,3% menos que el año anterior (1.328 millones de euros en 2008) y las cuentas regionales van a crecer la mitad de lo que lo hicieron en 2007 (3,3%).

El gasto en obra se dirigirá principalmente, como todos los años, a nuevas infraestructuras para el transporte. La Comunidad de Madrid destinará 218 millones a equipamientos sanitarios (4 nuevos hospitales y 55 centros de salud), así como a la puesta en marcha de los siete hospitales construidos durante la legislatura pasada, que aún no funcionan pese a que fueron inaugurados en periodo electoral.

El presupuesto madrileño consolida la tendencia de privatizar los servicios públicos. "Las inversiones no bajan", afirmó la presidenta de la Comunidad de Madrid al presentar el proyecto de las cuentas regionales, porque, según explicó, las cuentas autonómicas no prevén inversiones como el futuro Campus de la Justicia, en Valdebebas (Barajas), que se harán por concesión a empresas privadas. La Comunidad de Madrid pagará en 2008 en concepto de cánones más de 700 millones de euros que recibirán las empresas privadas que gestionan diversos servicios públicos. La mayor parte, unos 400 millones, irá destinada al metro, ya que la Comunidad de Madrid alquila, por ejemplo, los túneles de Metrosur o los vagones de tren.

"Son unos presupuestos extremadamente restrictivos", afirma Jaime Cedrún, secretario de política institucional de CC OO en Madrid. "No se aprovecha el buen momento económico y todas las posibilidades de recaudación para la inversión en infraestructuras que corrijan los déficit en equipamientos sociales y en la mejora de la calidad de los servicios público". A cambio, agrega, opta por los "regalos fiscales" -en el último año se han reducido al mínimo el impuesto de sucesiones y el de donaciones, lo cual ha supuesto dejar de ingresar 1.428 millones de euros, y por "hipotecar el presupuesto futuro" con compromisos de gasto en el sector privado.

ANDALUCÍA Lluvia de inversiones para el año electoral

Alegría en el gasto público para el presupuesto más electoral. La Junta de Andalucía tendrá 31.961 millones de euros (el 9% más que este año) para gastar en 2008, un año en el que se celebrarán elecciones autonómicas (el 9 de marzo). Las inversiones se llevan casi un cuarto del presupuesto (7.473 millones de euros) y mantienen la línea ascendente desde el principio de la legislatura, con un incremento de casi el 80% en cuatro años. Además de las cantidades consignadas en el presupuesto andaluz, el Gobierno central invertirá en la comunidad autónoma 4.345 millones de euros. De este modo, la inversión conjunta de ambas administraciones será el próximo año de 11.818,7 millones, equivalentes al 7,5% del PIB andaluz (en este ejercicio la proporción ha sido del 7%). Las infraestructuras muerden el mayor porcentaje del capítulo de inversiones con 1.216 millones consignados este año.

Entre los proyectos estrella se encuentran las partidas destinadas a la construcción de la autovía del Olivar, que recorrerá el eje interior de Andalucía desde Estepa hasta Úbeda y que acapara 48 millones de euros. Asimismo, la autovía del Valle del Almanzora tiene consignados 27 millones de euros en el próximo ejercicio.

Las obras de construcción de los metros de Málaga, Sevilla y Granada recibirán 61, 99 y 60 millones de euros, respectivamente, mientras que el corredor de la Costa del Sol contará con una inversión de 14 millones de euros, y el tranvía Chiclana-San Fernando (Cádiz) dispondrá de 34 millones.

El Plan de Modernización del hospital Reina Sofía de Córdoba cuenta con 29 millones y las inversiones en infraestructuras educativas, que incluyen construcción, ampliación y equipamientos de centros docentes, asciende a 438 millones.

COMUNIDAD VALENCIANA Mucha deuda en un presupuesto "muy social"

"Los presupuestos más sociales de la historia". Gerardo Camps, consejero de Hacienda de la Generalitat valenciana, asegura haber acuñado la expresión cuando asumió el cargo en 2003. Se trata de vestir la necesidad. Tres cuartas partes del dinero que maneja el Gobierno valenciano irán destinadas a cubrir los gastos de sanidad (40%), educación (30%) y, en menor medida bienestar social (4%). Como resultado, las cuentas crecen el 8,4% en los capítulos de gasto ordinario como la nómina, las facturas diversas o el pago a terceros por la prestación de servicios públicos. Apenas queda posibilidad de jugar en los capítulos de inversión, que crecen el 3,5%, y descienden si se atienden a las cifras consolidadas, que incluyen las entidades y empresas públicas.

La Generalitat, por otro lado, acumula la mayor deuda entre todas las autonomías por habitante y en relación con la riqueza que genera la región. Una losa que limita las alegrías en el gasto de la pléyade de empresas públicas creadas en las tres últimas legislaturas para acometer inversiones en parques de atracciones (Sociedad de Proyectos Temáticos), colegios e institutos públicos (Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat Valenciana) y propaganda (Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promoción de la Comunidad Valenciana).

La inversión pública de más calado prevista en 2008 por volumen de gasto es la tercera anualidad para levantar el nuevo hospital La Fe, en Valencia. El centro médico de referencia de la Comunidad Valenciana consume 45 millones de euros.

Las obras de construcción del circuito urbano de fórmula 1 en Valencia ya han sido adjudicadas por 41,2 millones de euros. El circuito rodea la dársena interior del puerto de Valencia y discurre por una zona vecina de reciente urbanización.

La prolongación de la línea 5 del metro de Valencia, que en la actualidad arranca en el puerto y muere en el aeropuerto, consumirá 21 millones del presupuesto de inversión del Departamento de Infraestructuras.

El análisis de los dos sindicatos mayoritarios es similar. Comisiones Obreras sostiene que "los Presupuestos de la Generalitat no abordan el necesario cambio para los sectores productivos y los esfuerzos que deben atender las necesidades del mercado de trabajo", además de que "siguen una tendencia de privatizar y externalizar servicios públicos esenciales". A juicio de UGT, "no se plantean las apuestas estratégicas necesarias para responder a la actual coyuntura ni se da solución a las importantes carencias sociales que padece la Comunidad Valenciana".

GALICIA Más inversión social que en carreteras

La Xunta de Galicia invertirá en 2008 casi 1.780 millones de euros en nuevas obras, el 15,4% de sus ingresos totales. El presupuesto de 2008, que se somete al Parlamento de Galicia esta semana, ha logrado elevar en un 6,2% sus inversiones reales aun a pesar del recorte de casi 60 millones de euros en la recepción de fondos europeos y con una reducción de 80 millones en su endeudamiento bruto. Por primera vez, el presupuesto gallego contiene más inversión social que en carreteras, con un ambicioso proyecto de construcción de guarderías infantiles y subvenciones a la dependencia.

El objetivo de la Consellería de Economía es el de exprimir al máximo la inversión hasta 2013, cuando se prevé que Galicia quede definitivamente sin dinero de Bruselas.

Todos los colectivos sociales coinciden en reconocer que los de 2008 son los presupuestos más redistributivos realizados en Galicia. Pero también existe una crítica casi unánime al "exceso de optimismo en la economía gallega". La Xunta ha hecho las cuentas calculando un crecimiento del PIB del 3,5% y del empleo en 32.400 personas.

"Es absolutamente fantasioso", dice Alfonso Rueda, secretario general del PP en Galicia, el único partido de la oposición. "Ojalá nos equivoquemos, pero la economía no va a crecer el 3,5%, y esa previsión lo desajustará todo", señala Antonio Fontenla, presidente de la patronal gallega. "Se incumplirá el presupuesto y ya veremos por dónde vendrán las rebajas", advierte Xesús Seixo, secretario general del sindicato nacionalista CIG, el más crítico con la política económica de Galicia. "Puede parecer desmesurado crecer el 3,5% en 2008, pero nosotros pensamos que es bueno que el presupuesto público y el Gobierno se pongan objetivos ambiciosos", precisa Xan María Castro, secretario general de CC OO en Galicia.

PAÍS VASCO Una línea de alta velocidad amenazada

Los presupuestos del País Vasco siguen apostando por al reducción del endeudamiento y el equilibrio, pero son expansivos; algo que ya empieza a ser una tradición y objeto de crítica por los agentes sociales. Antxon Tomasena, de CC OO de Euskadi, asegura que hay margen para cumplir los requisitos de estabilidad europeos y ser menos conservador. Dice que la renuncia al endeudamiento impide inversiones necesarias en una sanidad y educación que se deterioran. Pilar Collantes, secretaria de Acción Sindical de UGT-Euskadi, coincide en el planteamiento y asegura que no se "da prioridad a aspectos sociales a través de los que realmente se beneficien los trabajadores, como la vivienda o la sanidad".

Como el pasado ejercicio, se aprobarán gracias a los votos de los partidos del Gobierno (PNV, EA y EB) y los de los socialistas en lo que viene a ser un intercambio de favores, de votos, entre los gobiernos de Madrid y Vitoria para apoyar las cuentas generales del Estado y las de Euskadi. Los socialistas insisten en que su apoyo responde a las mejoras de prestaciones sociales.

El gasto total del presupuesto consolidado (incluidas las sociedades públicas, los entes y los organismos autónomos) es de 10.692,7 millones de euros, el 7,7% más que el año anterior. La inversión estrella es la llamada Y vasca, la conexión ferroviaria de alta velocidad entre las tres capitales vascas.

La principal inversión es también la más controvertida. No por su apoyo, ya que el 95% del Parlamento está a favor de la infraestructura, sino por la presión política de los opositores al proyecto. Por un lado, la autodenominada izquierda abertzale y la amenaza de ETA. Por otro, el principal sindicato vasco, el nacionalista ELA, que cuenta con más del 40% de la representación en las empresas, que se opone frontalmente al proyecto.

Frente a otras comunidades, donde las carreteras podrían representar un papel clave en las inversiones del Gobierno, en Euskadi no. La peculiar configuración institucional vasca lleva a que carreteras sea una competencia de las diputaciones, y los proyectos en marcha, como la circunvalación de Bilbao o la autopista Eibar-Vitoria, no aparezcan en los presupuestos vascos, sino en los forales.

Las mayores inversiones están incluidas en los planes plurianuales (véase el gráfico), donde el tren convencional, incluido el tranvía, son la primera prioridad, con 165,4 millones de euros de inversión.

Información elaborada por Soledad Alcaide (Madrid),Juan Méndez (Andalucía), Serafí del Arco (Cataluña), Miguel Olivares (Valencia), Pedro Gómez Damborenea (País Vasco) y Manuel V. Sola (Galicia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 2007