Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Informe contra los afectados de la Fábrica de Uranio

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, echó ayer un jarro de agua fría a los ex trabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar (Jaén) al indicar que los informes médicos de la Junta de Andalucía no ven "relación causa-efecto" entre sus enfermedades y las radiaciones ionizantes de uranio recibidas entre 1959 y 1981. La fábrica tuvo 126 trabajadores y 56 han muerto. El informe médico positivo es imprescindible para que la Seguridad Social reconozca las patologías de estos ex empleados como enfermedades profesionales, lo que podría aumentar sus pensiones.

"Las decisiones no las toma el ministro, sino los médicos", enfatizó ayer Caldera, quien, no obstante, dijo que su departamento ha encargado nuevos informes al hospital Gregorio Marañón de Madrid y al Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) para una decisión definitiva, que los ex trabajadores esperan hace 15 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2007