Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Vía Láctea tiene dos halos que giran en sentido opuesto

El halo que rodea la Vía Láctea, la galaxia en la que está el Sistema Solar, tiene dos componentes, que además giran en sentido contrario. Éste es el hallazgo de un gran equipo internacional de astrónomos. La Via Láctea es una galaxia espiral, en la que el Sol es una estrella más de los miles de millones que giran rápidamente alrededor de su centro, ocupado por un agujero negro. Lo hace a unos 800.000 kilómetros por hora. Envolviendo este disco casi plano están los halos, que también tienen estrellas.

Los astrónomos del Sloan Digital Sky Survey (formado por 25 instituciones, ninguna española) han observado el movimiento de 20.000 estrellas del halo y han hallado que es doble, según publican en Nature. El halo interior rota en la misma dirección que el disco galáctico pero más despacio, a 80.000 kilómetros por hora. El exterior lo hace en sentido contrario, a 160.000 kilómetros por hora.

MÁS INFORMACIÓN

Las estrellas del halo interior tienen una proporción de átomos pesados, como los de hierro y calcio, tres veces superior a las del halo exterior. Estos átomos pesados se crearon en el interior de masivas estrellas primitivas que los expulsaron al morir como explosión de supernova. Las estrellas que se formaron posteriormente, como las observadas ahora, lo hicieron del gas que refleja la composición de todas las generaciones estelares previas.

"Queda probado sin duda alguna que el halo de la Vía Láctea no se formó de una vez hace mucho tiempo", ha explicado Jason Tumlinson, de la Universidad de Yale (EE UU). El equipo cree que el halo interior se formó primero, por la colisión de galaxias pequeñas masivas. El exterior lo hizo después, a partir de otras galaxias que rotaban en sentido opuesto, destruidas por la gravedad galáctica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de diciembre de 2007