Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desaparecidos 90 subsaharianos camino de Canarias

El número de emigrantes muertos en 2007 en el Atlántico ronda ya los 800

Fin de semana mortífero en aguas del Atlántico con unos 90 subsaharianos desaparecidos cuando navegaban camino de Canarias. Ambos naufragios son achacables a las malas condiciones meteorológicas.

El primer siniestro se produjo el sábado por la noche en aguas del Sáhara Occidental, a una treintena de kilómetros al noroeste de Dajla, la antigua Villa Cisneros en tiempos de la colonización española.

Una embarcación artesanal fue avistada por un pesquero marroquí cuando navegaba con dificultad. A bordo viajaban entre 54 y 56 emigrantes que habían zarpado el 30 de noviembre de Nuadibú (Mauritania), a 380 kilómetros al sur de Dajla. Llevaban nueve días surcando el océano sin rumbo.

El pesquero avisó a la Marina Real marroquí que envió un buque que llegó a tiempo para rescatar a seis náufragos, según informó la agencia de prensa marroquí MAP. Otros 48 ó 50 pasajeros se encuentran desaparecidos y la búsqueda para encontrarlos ha sido infructuosa.

Ese mismo sábado la Gendarmería marroquí sí logró, en cambio, detener a 63 subsaharianos que se escondían en el desierto al norte de El Aaiún.

A 1.620 kilómetros al sur de la capital del Sáhara se produjo, casi al mismo tiempo, otro drama de la inmigración clandestina que se cobró esta vez unos 40 muertos, según informó ayer la policía de Senegal.

Un cayuco con 130 aspirantes a emigrar a bordo zarpó, el 28 de noviembre, de Casamancia rumbo a Canarias, pero 12 días después embarrancó justo al norte de Dakar, la capital del país, a unos 230 kilómetros del lugar de donde partió, señala la agencia de prensa senegalesa.

A bordo solo quedaban ya 90 pasajeros porque los demás habían fallecido durante la travesía. Unos 70 lograron escapar antes de que llegaran al lugar del siniestro las fuerzas de seguridad. Allí la Gendarmería encontró a una veintena de náufragos exhaustos y enfermos que fueron hospitalizados en Dakar. Su testimonio es que él ha permitido reconstituir su itinerario y el número de bajas.

La Guardia Civil estimaba la semana pasada que en lo que va de año entre 670 y 700 subsaharianos han fallecido mientras intentaban alcanzar el archipiélago, pero con los muertos del fin de semana el balance de víctimas mortales puede rondar ya los 800. En las playas de Canarias solo se han recuperado hasta ahora 38 cadáveres, más del doble de los rescatados en 2006.

Estos dramas coincidieron con el final de la primera cumbre euro-africana cuyos participantes se comprometieron a "mejorar la gestión de los flujos migratorios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 2007