La lucha contra el terrorismo

España y Francia crean un equipo permanente de lucha contra ETA

Zapatero asegura que "caerá" el asesino de los guardias que permanece huido

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, acordaron el pasado sábado "un nuevo modelo" de cooperación antiterrorista que se concretará en la creación de un "equipo de investigación conjunta permanente en ambos países", con orientación tanto persecutoria como preventiva, según explicó ayer Zapatero al término de la Cumbre Europa-África celebrada en Lisboa.

El dispositivo conjunto aumentará los efectivos y la coordinación

Más información

El presidente no se extendió en detalles, pero de lo que dijo se deducen importantes novedades que afectan no sólo al volumen de los medios destinados a la lucha contra ETA sino también a la naturaleza misma de la cooperación e incluso a la dirección de la lucha antiterrorista, que por fuerza habrá de ser cada vez más compartida.

El cambio de modelo "implica ampliar las capacidades, los medios, los efectivos, y establecer una coordinación permanente", explicó Zapatero, que precisó que el equipo permanente se concretará "sólo" en el nivel de las policías, aunque su jefe en España será el secretario de Estado de Seguridad y en Francia, quien las autoridades decidan.

La principal novedad del modelo es su carácter permanente. Los equipos de investigación conjuntos se empezaron a gestar con el Gobierno del PP y funcionan plenamente desde comienzos de esta legislatura, pero con objetivos específicos, para aclarar un caso, hacer un seguimiento o detener a presuntos terroristas. Operan a los dos lados de la frontera, amparados en la legislación comunitaria sobre cooperación policial transfronteriza, que requiere un importante volumen de burocracia en peticiones y permisos.

El equipo permanente, según fuentes gubernamentales, simplificará esos trámites y potenciará las ambiciones investigativas, al concentrar su atención no sólo en un caso concreto sino en todo lo que interese a la lucha antiterrorista. Tendrá medios materiales y humanos propios, agentes y mandos establemente asignados que constituirán el tejido medular del combate contra ETA. Sus actividades se extenderán a la prevención y, por tanto, a la investigación de todo tipo de movimientos y tráficos sospechosos.

Zapatero no facilitó más detalles sobre la composición del equipo permanente, porque su seguridad requerirá la máxima reserva. "Todo lo demás debe quedar en el ámbito de la discreción", dijo, y en dicho ámbito incluyó tanto el modo en que operarán como si los agentes españoles podrán actuar armados en Francia, y viceversa. Actualmente, los policías o guardias civiles españoles no pueden portar armas cuando operan en Francia. Esto puede crear situaciones de indefensión, como la que hubieron de afrontar los guardias Raúl Centeno Fernando Trapero, asesinados en Capbreton el pasado día 1.

El presidente recordó, en este sentido, que las fuerzas de seguridad deben contar con "la máxima confianza" y que "todos los gobiernos quieren que trabajen con las máximas garantías y la máxima seguridad". También señaló que el nuevo modelo de cooperación implicará para las dos partes "una disponibilidad día a día, minuto a minuto, no sólo ante un hecho concreto, así como más eficacia, más fortaleza y, en definitiva, más esfuerzo por parte de España y Francia".

Dicho esto, Zapatero recordó que, "lo prioritario" en estos momentos es "la captura del tercer autor responsable del vil asesinato" de los dos guardias civiles. Otros dos presuntos miembros del comando han sido ya detenidos. Pero el presidente no aclaró si es cierto que, según la investigación en marcha, el terrorista fugitivo fue el autor de los disparos. "Eso entra en el terreno de las hipótesis", respondió. "El presidente Sarkozy no me trasladó ninguna valoración en ese sentido ni sobre la personalidad del fugitivo", aseguró, antes de afirmar que, en definitiva, será la justicia la que deba pronunciarse.

"Lo que sí puedo asegurar es que caerá, y detrás de él caerán muchos otros. Debe saber la ciudadanía que esa voluntad absoluta de los dos gobiernos [de detener a los culpables] es la mayor garantía de eficacia" en la lucha antiterrorista. También reiteró que Sarkozy -que el próximo miércoles recibirá en el Elíseo al rey Juan Carlos- le había trasladado su "determinación de llevar hasta las últimas consecuencias" la colaboración con España en la lucha contra ETA. Y concluyó: "Tenemos algo más que gratitud hacia Francia. Tenemos una deuda que ya es permanente, por la colaboración que nos prestan".

El presidente precisó que "avanza" el trabajo que depende del Ejecutivo para la posible ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y que el plazo para plantear esa medida "es la aplicación de la ley. La decisión dependerá lógicamente de lo que los hechos concluyan en función de lo que establece la ley".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50