La lucha contra el terrorismo

Zapatero y Rajoy se dan la paz en el funeral

Más que un gesto de distensión, fue una simple cuestión de cordialidad. Pero visto que ni dos nuevos asesinatos de ETA logran unir a los dos grandes partidos contra el terrorismo, el apretón de manos que compartieron ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, fue una de las anécdotas que más llamaron la atención en el funeral de Estado celebrado en el cuartel de Valdemoro.

El contacto se produjo cuando el sacerdote castrense pidió a los asistentes, como en cualquier otra eucaristía, que se dieran fraternalmente la paz. Zapatero, situado justo delante de Rajoy, dudó unos segundos, pero enseguida se dio la vuelta y ofreció la mano al presidente del PP, que se la estrechó.

Más información

La ceremonia contó también con la presencia de numerosos representantes de las instituciones del Estado. Por parte del Gobierno, además del presidente, asistieron la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y los ministros de Interior, Defensa y Administraciones Públicas. También quisieron acompañar a la familia del guardia asesinado los presidentes del Congreso, del Senado, del Tribunal Supremo y del Constitucional, y representantes de todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la Ertzaintza, los Mossos d'Esquadra y la policía francesa.

Al término del funeral, Zapatero agradeció a las autoridades francesas la detención de los autores del atentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50