España es partidaria de que Mugabe no esté en la cumbre UE-África

La reunión de Lisboa contará con 53 dirigentes africanos y 26 europeos

El deseo de España es que el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, no vaya finalmente a la Cumbre Euroafricana del próximo fin de semana en Lisboa. Así lo manifestó ayer el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, tras hacerse eco de los problemas que la presencia del citado líder, muy criticado por sus tropelías en materia de derechos humanos, está representando para la buena marcha de una reunión promovida en gran medida desde Madrid.

Zapatero será el presidente europeo que abrirá el debate sobre migraciones

El primer ministro británico, Gordon Brown, no acudirá a la cita si va Mugabe, pero no impedirá que la reunión se celebre. Es una novedad, ya que el rechazo británico hacia este dirigente africano ha sido el motivo de que Europa y África no hayan vuelto a reunirse bajo este formato desde su primera edición, en El Cairo, hace siete años.

Hasta ayer, el desarrollo del encuentro, al que están convocados 53 líderes africanos y 26 europeos, parecía claro: Mugabe ha confirmado que estará en Lisboa y Brown ha anunciado que la baronesa Valery Amos presidirá la delegación británica. Pero Moratinos introdujo ayer alguna incertidumbre al asegurar que "cabe la esperanza de que [el presidente de Zimbabue] no acuda".

Sus palabras parecen, sin embargo, más la expresión de un deseo que una previsión realista. Sí dejó claro Moratinos que el Gobierno español no alberga simpatías hacia un líder acusado de violar los derechos humanos. "No es un líder que vaya a aportar, sino a distraer la atención mediática. A todos nos gustaría que no acudiera. Ésa es la posición española", dijo.

Una asistencia confirmada es la del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que fue el primer impulsor del encuentro. Zapatero promovió hace más de un año una carta conjunta con el primer ministro portugués, José Sócrates, en la que pidieron que la cumbre se celebrara a nivel de jefes de Estado y durante la actual presidencia portuguesa.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Zapatero será el orador europeo que introduzca el debate sobre migraciones, uno de los siete que vertebrarán la Cumbre de Lisboa. Es, sin duda, el más importante para España y el que justifica el interés que Madrid ha volcado en esta convocatoria. El presidente propondrá un pacto entre Europa y África para desarrollar políticas de infraestructuras, arraigo y educación de los jóvenes en sus propios países; un marco legal para regular los flujos migratorios y medidas policiales para luchar contra las mafias de la inmigración clandestina. Son los tres ejes de la política que el Gobierno español viene desarrollando en este tema.

Zapatero mantendrá, además, entrevistas bilaterales con los líderes de Mauritania, Senegal, Angola, Nigeria y con el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50