Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad tala cientos de árboles en la 'carretera de los pantanos'

Los ejemplares habían sido trasplantados tras el desdoblamiento de la M-501

La Comunidad de Madrid ha comenzado a talar cientos de árboles que trasplantó en septiembre de 2006 para evitar que fueran arrasados por las obras de desdoblamiento de la M-501, conocida como carretera de los pantanos. La operación ha sido un fracaso y el 64% de los 812 ejemplares de encinas, chopos y pinos que se cambiaron de lugar en esta carretera no han superado el trance, según un informe elaborado por la organización ecologista Sierra Oeste Sostenible. "De momento deben llevar talados unos 200, pero hay muertos más de 500", señala Concha Velasco, portavoz del grupo verde.

La Consejería de Transportes, de la que dependen las obras, desconoce todavía el número de árboles que tendrán que talar. "Estamos comprobando su estado uno por uno. En todo caso, por cada ejemplar que sea necesario quitar plantaremos tres", asegura un portavoz de la Consejería.

El jueves pasado, miembros de la organización ecologista observaron cómo los árboles empezaban a desaparecer. "Incluso están tapando los tocones con tierra para que no se vean", afirma Velasco. Los ecologistas lo denunciaron ante la Guardia Civil.

El Gobierno regional inició la replantación de los árboles afectados por el ensanche de la M-501, entre Quijorna y Navas del Rey, en septiembre de 2006. Según datos de la Consejería de Ordenación del Territorio, se trasplantaron 1.092 árboles, de los que los ecologistas sólo han conseguido localizar 812. "Hemos contado los que hay en los bordes de la carretera; si se los llevaron a otro sitio que digan dónde están", dicen.

Sierra Oeste Sostenible asegura que el fracaso se debe a que no se cumplieron los mínimos condicionantes para garantizar la supervivencia de los árboles. "No se respetaron fechas de paradas vegetativas y se han movido sin ningún cuidado. Es una frivolidad tratar árboles de cientos de años como si fueran una estaca. Además, se ha invertido un dineral en unos trabajos que, como ya advertimos en su momento, dejan mucho que desear", sostienen. La Consejería replica que el trabajo se llevó a cabo por equipos expertos y con todas las garantías.

Esperanza Aguirre inició las obras de desdoblamiento en mayo de 2006 sin contar con informes de impacto ambiental. Antes que ella, Alberto Ruiz-Gallardón se había planteado la misma actuación cuando era presidente del Gobierno regional. Tuvo que dar marcha atrás, después de recibir un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre la influencia negativa que tendría sobre el entorno. Los alcaldes de la zona reclamaban el ensanche por razones de seguridad.

La Comisión Europea, por su parte, interpuso en agosto de este año un recurso contra España ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas por estimar que la construcción de la autovía viola las leyes europeas de protección del medio ambiente.

El proyecto de desdoblar la carretera incumple, a juicio del Ejecutivo comunitario, dos directivas europeas: la de los hábitats y la de evaluación de impacto ambiental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 2007