La ofensiva terrorista

Los sindicatos piden que Francia permita ir armados a los agentes

"No nos enfrentamos a hermanitas de la caridad, sino a asesinos con mayúsculas". Así resume la Unión Federal de Policía la sensación de que los agentes españoles destacados en Francia para colaborar en la lucha antiterrorista se miden a ETA en inferioridad de condiciones. La muerte del guardia civil Raúl Centeno, la primera de un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en territorio francés, ha abierto el debate sobre la conveniencia de que los efectivos españoles puedan llevar armas en el país vecino. Para ello, los sindicatos policiales reclamaron ayer que España y Francia revisen los protocolos de cooperación antiterrorista.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles admite que "todos los países son celosos de su soberanía", pero matiza que Centeno y su compañero Fernando Trapero, herido grave, "a lo mejor habrían podido defenderse" de haber llevado pistola. La Asociación Independiente de la Guardia Civil cree que no es necesario que los 200 agentes españoles que luchan contra ETA en Francia vayan armados, pero sí los que vigilan a terroristas. Para el Sindicato Unificado de Policía, la medida debería extenderse a toda la Unión Europea. ¿Y si el agente dispara por accidente a un francés? "Nadie está libre de error. Para eso están las responsabilidades penales", indicó el Sindicato Profesional de Policía. Por su parte, la Confederación Española de Policía cree que, tras el atentado, revisar el protocolo "sería lógico y una demostración de reflejos; toca adecuarse a los nuevos tiempos".

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50