Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hereu alerta de que Barcelona necesita atraer grandes sedes

El alcalde llama a las empresas a cooperar entre sí

Barcelona no ha podido o no ha sabido aprovechar las oportunidades de la globalización ni las de las grandes privatizaciones de los antiguos monopolios del Estado para captar sedes de grandes corporaciones ni centros de actividad de dichas empresas. El alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, reconoció ayer esta triste realidad, que coexiste con la abundancia de las pequeñas y medianas empresas, que constituyen el 99% del tejido empresarial de la ciudad y que generan el 66% de su riqueza.

Pese a los cantos de las bondades del tejido empresarial autóctono y a la capacidad emprendedora de Barcelona, donde según el Ayuntamiento a 9 de cada 100 personas se les ocurre poner en marcha un proyecto empresarial, conseguir promover "la atracción real de cuarteles generales de grandes empresas o de parte de grandes empresas es uno de los principales retos que tenemos y es una necesidad captar muchos más", afirmó ayer el alcalde.

Hereu se pronunció en estos términos al inicio de una reunión parcialmente a puerta cerrada en la que abordó los retos económicos futuros de Barcelona junto con representantes de la Fira de Barcelona, el Consorcio de la Zona Franca, la Cámara de Comercio de Barcelona, Barcelona Centro de Diseño, el puerto y el aeropuerto.

El gancho de la marca Barcelona es, a juicio del alcalde, "un activo intangible importante" que puede ayudar a atraer empresas, junto a otros puntos fuertes como una base económica diversificada y de valor añadido, la transformación de zonas industriales de la ciudad -un turismo que Hereu opina que es de calidad- y la calidad de vida en barrios socialmente "cohesionados".

La parte de responsabilidad de esta escasez de pesos pesados en el panorama empresarial autóctono que recae sobre el propio empresariado, ha sido planteada por el Círculo de Economía en un documento que ha generado algunas críticas.

Pese a que los empresarios, molestos, sin grandes alharacas, han salido a defender el recorrido de numerosas empresas catalanas, el consejero catalán de Economía, Antoni Castells, ha recogido el guante y ha avanzado que un grupo de trabajo prepara un paquete de medidas fiscales, financieras y regulatorias para fomentar el aumento de la dimensión de las empresas. Las medidas están todavía por concretar, porque "para competir, las empresas catalanas deben crecer".

Una de las vías para lograr este aumento de tamaño es potenciar la cooperación de grandes proyectos, opinó Hereu, también en línea con el Círculo. Este reto se suma a asignaturas pendientes como las infraestructuras -donde "pese a que afloran las carencias de 15 años de inacción existen las bases para un cambio claro de tendencia", piensa el alcalde- y la necesidad de impulsar la retención de talentos, de reorientar la Universidad hacia la empresa y de reforzar el liderazgo en diseño, creatividad e innovación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 2007