Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... LAURA GALLEGO

"Si viajas, vas en tres dimensiones; si lees, en muchas más"

Laura rebusca en su bolso marrón y saca la pluma de Jane Austen. La que más usa, la más suave y delicada, la que tiene la firma de la escritora británica estampada en el lomo. Once plumas. Lleva meses revolviendo las librerías de Valencia en busca de las 11 plumas que le faltan para completar la colección. "Soy muy seria y muy responsable, pero lo he equilibrado con mi punto friqui, tengo mis pequeñas excentricidades", dice esta valenciana a la que quieren convertir en la escritora de harry potters española. Vale que su madre le diga siempre que no pida nunca arroz fuera de Valencia, pero estamos en el barrio de Lavapiés de Madrid, en el Ventorrillo Murciano, y hoy hace día de arroz a banda. Marchando.

La autora que hace furor entre jóvenes es 'fan' del 'manga' y de su casa

Antes se cortaba más. Reprimía su pasión coleccionista, su friquismo. Ahora se compra sus cómics de manga 20th century boys, sus figuritas de la serie Death Note, sus peluches, sus pósters de Jack Sparrow, el Johnny Depp de Piratas del Caribe, y todo, con una coartada perfecta: "Tengo que estar al día". De algo tiene que servir haber despachado más de 300.000 ejemplares de la exitosa trilogía de Memorias de Idhún, recreando universos más cercanos a Tolkien que a Rowling -"Soy una friqui fan de Harry Potter", confiesa-.

La búsqueda de las 11 plumas es su última obsesión. Necesita completar la colección que sacó al mercado Altaya: 40 plumas de 40 grandes escritores. Tiene 29. Le faltan 11. Una de ellas, la de Kafka. "A veces tengo caprichos, pero no son caprichos caros". Laura sonríe, sus ojos se agrandan y, por un momento, su cara remite a los personajes de manga, género de cómic japonés.

El camarero se acerca con el arroz e invita a que se coma como se hace en su tierra, directamente de la paella. Ella declina, prefiere servirse en el plato. "Todo el mundo necesita escapar de la realidad. Lees fantasía, escuchas música, te sientas frente a la tele... Son espacios para no estar pensando en tu vida constantemente", dice. A sus 30 años, vive con su novio en Alboraya, el pueblo de la horchata, Valencia. "Viajar es como leer y leer es viajar con la imaginación. Cuando viajas te desplazas en tres dimensiones; cuando lees, en muchas más". Antes le encantaba coger la maleta pero ahora, con tanto viaje para promocionar sus libros, se ha vuelto casera. "Como tu cama y tu sillón no hay nada".

Su esperada nueva novela, -escribió la primera a los 11 años y publicó por primera vez a los 21-, La Emperatriz de los Etéreos, narra la peripecia de Aer y Bipa, un chico y una chica que viven en un mundo de hielo. En el viaje en busca del Palacio de la Emperatriz, los personajes van dejando de comer, de beber, quedando cada vez más delgados, más pálidos. "Si quieren relacionarlo con la anorexia, podrán hacerlo, pero tenía que ser así. Yo no soy una profesora. La gente supone que los autores de literatura juvenil tenemos la obligación de educar, pero no, estamos para escribir nuestras historias, yo sólo planteo preguntas".

Laura saborea un pastel de manzana y dice que no puede hacer novela social, que hay que hacer lo que a uno le sale de dentro, que lo suyo es el mundo fantástico: "Intento reflejar todo lo que he vivido leyendo libros".

Ventorrillo Murciano. Madrid

- Arroz a banda: 33,60

- Ensalada Murcia: 12,80

- Pan y aperitivo: 4

- Agua y refresco: 6,20

- Tarta de manzana: 6,20

- Infusión y cortado: 6,20

Total: 69 euros (con IVA)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007

Más información