Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Olmert vincula el futuro de Israel a la creación de un Estado palestino

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, vinculó el futuro de Israel a la creación de un estado palestino: "Si llega el día en que la solución de los dos Estados fracasa, y afrontamos una lucha al estilo surafricano por la igualdad del derecho al voto, el Estado de Israel habrá terminado", declaró al diario Haaretz al término de la conferencia de Annapolis, el miércoles por la noche. El jefe de Gobierno es partidario de la separación en dos Estados: uno judío, al que nunca podrían regresar los refugiados, y otro palestino.

Sostiene esta tesis desde hace cuatro años como bandera de su campaña electoral en 2006. Prometió la retirada de parte de los territorios ocupados para que los palestinos pudieran crear su Estado, conservando los grandes bloques de asentamientos, que han crecido sin pausa.

A Olmert le preocupa la demografía. Y la separación radical es, a su juicio, una necesidad apremiante. Entre el río Jordán y el Mediterráneo ya viven el mismo número (5,5 millones) de judíos que de musulmanes, pero la tasa de fertilidad de las palestinas es muy superior. Ya lo dijo el ex presidente Yasir Arafat: "Los úteros de nuestras mujeres son nuestra mejor arma".

Si no hay dos Estados, "las organizaciones judías, que son nuestra base de poder en EE UU, serán las primeras en venir contra nosotros, porque dirán que no pueden apoyar un Estado que no concede los mismos derechos democráticos para todos sus residentes", añadió Olmert. Sesenta años después -se cumplieron ayer- de la resolución de Naciones Unidas que estableció la partición de la Palestina británica, el Estado árabe es una meta difícil de alcanzar. Más de 400.000 judíos viven en las colonias y en Jerusalén Este. Sólo nueve casas vacías han sido demolidas en Amona (Cisjordania) en febrero de 2006 en medio de disturbios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007