Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:VUK JEREMIC | Ministro de Exteriores de Serbia

"Ofrecemos a Kosovo mayor autonomía que la del País Vasco"

El serbio Vuk Jeremic (Belgrado, 1975) es el ministro de Exteriores más solicitado en las sesiones que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) celebra estos días en Madrid. No es para menos, porque este joven tecnócrata de vocación europeísta, formado en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, ha llevado el peso de las negociaciones sobre Kosovo.

Cuando faltan apenas 10 días para que concluya el plazo para pactar el futuro estatuto de esta provincia de Serbia de mayoría albanesa, bajo protectorado internacional desde la guerra de 1999, Jeremic señala que Belgrado ha ofrecido el 95% de las competencias posibles a los kosovares. "Ofrecemos a la parte albanesa", manifiesta el ministro en una entrevista concedida a este diario, "una autonomía superior a la que tienen el País Vasco y Cataluña, en España, o los Estados federales en Alemania. A excepción de la política exterior y la Defensa, todo lo demás sería gestionado por las autoridades kosovares. Incluso en el aspecto diplomático, estamos dispuestos a que Kosovo tenga asiento en algunos organismos internacionales, aunque no en la ONU, claro está. Serbia no puede aceptar la independencia de Kosovo porque eso significaría una segregación étnica en un país soberano. Como se puede comprender, nosotros hemos de salvar la integridad territorial de Serbia".

"Salvo el Ejército, usaremos cualquier medio para impedir la secesión kosovar"

Jeremic acusa a la parte albanesa de maximalismo al insistir en el 100% de sus reivindicaciones, es decir, en la independencia y apela a la comunidad internacional, a Estados Unidos y a la Unión Europea principalmente, a que consideren que la soberanía de Kosovo supondría un peligroso precedente de ruptura del Derecho Internacional. "Espero que la UE", comenta el ministro serbio, "funcione por consenso y tenga en cuenta las consecuencias de la independencia de Kosovo para Europa. En este sentido, creo que España entiende los peligros de ese secesionismo étnico que amenaza la soberanía de un país y confío mucho en el liderazgo del Gobierno español en este tema".

Si a pesar de todos los esfuerzos diplomáticos, los albanokosovares declaran la independencia unilateral, ¿qué medidas tomará el Gobierno serbio el día después? "Salvo utilizar la fuerza y desplegar el Ejército", explica Jeremic, "Serbia usará todos los medios a su alcance, políticos, económicos y diplomáticos, para impedir esa secesión. No creo que el mundo piense que nos vamos a quedar de brazos cruzados y vamos a tolerar una decisión ilegítima. En cualquier caso, para que esa independencia tenga un reconocimiento internacional, debe contar con el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, antes de que llegue ese momento haremos lo posible para que no ocurra porque Serbia es un país europeo y democrático".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007