_
_
_
_
Aulas

Alumnos de un colegio de Zújar faltan por miedo a una maestra

La inspección informó de que no detecta actitudes negativas en la docente

El comportamiento de una maestra ha sembrado el miedo entre los alumnos del colegio Santo Ángel, en la localidad granadina de Zújar. Ayer, las aulas permanecían vacías ante la huelga de sus más de 300 alumnos y medio centenar de madres, constituidas en plataforma, se concentró a primera hora en la entrada con pancartas, exigiendo el traslado de Marisol B., profesora de inglés y tutora del segundo curso de primaria.

Marisol, según la AMPA y la dirección del centro, ha mantenido desde el inicio del curso un comportamiento "anómalo". Aseguran que la maestra utiliza sus clases para hablar mal de los catalanes y de los extranjeros. Las madres afirman que la maestra llegó a decir: "Barcelona no es España" y "a los alemanes habría que cortarles la cabeza".

Otras acusaciones son que Marisol habría mandado a un grupo de alumnos de siete años a llamar a otra profesora "guarra" por dejar borrador y tiza encima de la mesa. Los padres se muestran indignados porque la maestra habría calificado la enseñanza en España de "tercermundista", responsabilizando a los padres por su actitud pasiva ante la formación de sus hijos.

Los padres presentaron una reclamación a la dirección, que decidió destinar a la maestra a la biblioteca. Sin embargo, el centro se ha visto obligado en distintas ocasiones a contar con sus servicios para sustituciones.

La AMPA emitió dos escritos a la Delegación de Educación solicitando la sustitución inmediata de la maestra. La administración envió un inspector que emitió un informe del que no se desprende ninguna actitud negativa por parte de la maestra, por lo que no se recomendó actuación alguna.

De hecho, el delegado de Educación, Antonio Lara, reunió ayer a la maestra y al director del centro, que apoya a los padres en la protesta. Tras analizar la situación, Lara aseguró que el caso "es comparable a las ocasiones en las que un docente sufre una agresión". "En esta historia todo se ha exagerado y se han vertido acusaciones muy graves que no están ni mucho menos probadas", explicó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Frente a la respuesta del delegado, los padres aseguraron que sus hijos han sufrido agresiones psicológicas, que no físicas, si bien no podían probarlas. El diario Ideal de Granada adelantó que el pasado curso la maestra pidió la baja laboral en el colegio Virgen de las Nieves de Las Gabias ante la presión de los padres, que la denunciaron por gritar a los niños y por mantener actitudes extrañas como correr entre las filas de mesas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_