Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:OFERTAS DE EMPLEO

Informáticos soliviantados

Estudiantes y licenciados en Ingeniería Informática lanzan una campaña contra la falta de regulación de su profesión

Los estudiantes y titulados en Ingeniería Superior e Ingeniería Técnica Informática están en pie de guerra. El motivo, la falta de regulación de su sector profesional y de previsiones oficiales para variar esa situación con la próxima aprobación parlamentaria de la LISI (Ley de Impulso de la Sociedad de la Información) y la entrada en vigor, en 2010, del Espacio Europeo de Enseñanza Superior (EEES). En la última edición de la feria de informática y telecomunicaciones (SIMO), cientos de personas se manifestaron para expresar su protesta. Esta semana, la cuestión se ha abordado en la reunión de la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería e Ingenierías Informáticas, celebrada en Granada.

Cada año salen 7.000 titulados en Ingeniería Informática Superior y Técnica, y en este momento hay 95.000 personas cursando estos estudios

Su reivindicación coincide con la apertura de centros internacionales en España de gigantes del sector como, HR Access, HP, Oracle y CapGemini

"Estamos hartos de oír, cuando surge un problema en una empresa, que se trata de un error informático o de un fallo técnico, cuando muchas veces no es así o se debe a que no hay una norma que fije la responsabilidad de los encargados del mantenimiento informático". Javier Pagès, presidente de AI², federación estatal de 10 asociaciones autonómicas de ingenieros informáticos, se expresa con contundencia cuando se le pregunta por las razones que les llevaron a ser uno de los promotores de la protesta en SIMO.

Su campaña se produce, además, en un momento favorable para su profesión, dada la tendencia a ubicar en España centros internacionales de servicios informáticos. Así, HR Access, multinacional especializada en gestión de nóminas y recursos humanos, acaba de inaugurar un centro en Alcobendas (Madrid) en el que dará empleo a 200 profesionales cualificados; HP ha anunciado una inversión de un millón de euros en un centro en Madrid desde el que dará soporte informático a empresas de Europa y Oriente Próximo, y Oracle y CapGemini se han unido para abrir un centro de desarrollo tecnológico en Murcia desde el que gestionar soluciones tecnológicas a clientes europeos.

"Los sistemas informáticos se usan en procesos críticos en los hospitales, en las centrales nucleares, en la regulación del tráfico..., y aquí nadie responde por ello. Al igual que el resto de ingenierías tienen una regulación y están sometidas a normas muy estrictas sobre negligencias profesionales, queremos que con la Ingeniería Informática ocurra lo mismo porque si no es así al final cualquiera puede hacer de todo, sin titulación y sin que se fijen responsabilidades". Pagès es consciente de que detrás de este catálogo de agravios está la dignificación de la profesión, lo que tendría implicaciones de todo tipo, desde salariales hasta la participación en la toma de decisiones de las empresas y mejores carreras laborales.

Los colegios profesionales y asociaciones del sector en España se han reunido esta semana en Barcelona con el objetivo de fijar un calendario de actuaciones para 2008. Quieren acabar con situaciones en las que a los ingenieros informáticos "se les pone a hacer tareas propias de formación profesional y se les paga como a titulados en FP", dice Pagès. Además, entre los casos más inapropiados por su alta complicación cita la falta de regulación sobre los peritajes informáticos en los juicios, cada vez más decisivos, y las auditorías de datos de las empresas, que por ley debe hacer "un experto" y al final acaban realizándolas "abogados sobre los que no se fijan responsabilidades, como las que sí tienen los auditores contables".

"Los no titulados realizan funciones que no les corresponden, hay mucho intrusismo", dice Asier Martínez, presidente de la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería e Ingenierías Informáticas, quien esboza un panorama si cabe más sombrío ante del desinterés oficial para que se les reconozca una titulación oficial homogénea en España en el proceso de adaptación al EEES.

"Igual que un médico pasa unos exámenes para ejercer, lo mismo debe suceder con los ingenieros informáticos, fijando un código de responsabilidades claro", dice Martínez. Los colectivos afectados han abierto en Internet Ingenieros de Primera (www.ingenierosdeprimera.com), web en la que exponen con detalle sus problemas e invitan a los afectados a redactar colectivamente un catálogo de atribuciones profesionales.

Cada año salen 7.000 titulados en Ingeniería Informática Superior y Técnica. "La mayoría se pasa cinco años cobrando entre 800 y 900 euros al mes, y encima importamos extranjeros cualificados que acaban abaratando aún más la profesión", se lamenta el presidente de AI². Pagès teme que, sin regulación de sus actividades, "la gente vaya dejando de estudiar esta carrera", que corre el riesgo de diluirse, como ya está ocurriendo, en titulaciones mixtas como Matemáticas e Informática. "Hay carreras que, como cada vez tienen menos estudiantes, colocan la palabra informática como gancho para atraer a alumnos", se lamenta. Hoy, los dos niveles de Ingeniería Informática cuentan con unos 95.000 estudiantes en las aulas españolas, distribuidos en más de 80 centros universitarios.

Fuentes del Ministerio de Industria consultadas señalan que de momento la LISI prosigue su trámite parlamentario en el Senado, sin que durante su tramitación en el Congreso se haya incluido ninguna de las reivindicaciones de los ingenieros informáticos, pese a los intentos de CiU de introducir algunas enmiendas.

Ante la falta de respuesta a sus demandas, la esperanza que le queda a Asier Martínez es que la CODDI (Conferencia de Decanos y Directores de Centros de Enseñanza Universitaria en Informática) concluya su tarea de fijar las líneas generales de las titulaciones homogéneas de grado y máster en Ingeniería Informática en toda España y que, a partir de esa referencia, el Ministerio de Industria defina algún día de forma clara las competencias y objetivos de los titulados que acceden al mercado laboral. Para lograrlo andan movilizados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de noviembre de 2007