Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dueño de un mesón de Alcorcón muere apuñalado durante un robo

La víctima ya había sufrido un atraco hace tres meses mientras cerraba el local

El dueño del mesón La Plaza, en Alcorcón (164.600 habitantes), Antonio Gómez Poderoso, de 56 años, murió en la madrugada de ayer, tras recibir al menos siete puñaladas, cuando cerraba el local que regenta en el centro del municipio. Las primeras investigaciones apuntan que el fallecido fue víctima de un atraco, justo cuando estaba cerrando. Este homicidio eleva a 46 las muertes violentas registradas en la región en lo que va de año.

Un vecino de Alcorcón pasó por la avenida de Cantarranas, cerca de la calle de Polvoranca, y se percató de que las luces del mesón estaban encendidas. Ni siquiera miró en el interior. Llamó a la Policía Municipal. Cuando fueron dos agentes, se toparon con el cierre de la entrada semiabierto. Al entrar hallaron el cuerpo de Gómez Poderoso en medio de un gran charco de sangre. Estaba caído en una esquina del local, fuera de la barra.

El herido tenía cuatro puñaladas en la espalda y tres en el pecho, lo que le causó la muerte prácticamente en el acto, según fuentes policiales. Éstas apuntan a que la muerte se produjo sobre la una de la madrugada, hora a la que solía cerrar el local tras atender a los últimos clientes.

Al mesón también acudió la esposa del fallecido, con su hijo de cinco años. La mujer se alarmó al ver que era de madrugada y que su marido no había regresado a casa. Le llamó varias veces al teléfono móvil, pero lógicamente nadie le contestó. Eso hizo que vistiera a su pequeño y se acercara al bar.

Los agentes inspeccionaron todo el local y hallaron que faltaba dinero en un lugar donde solía guardarlo el fallecido, lo que refuerza la hipótesis del robo. Se da la circunstancia de que el dueño de La Plaza ya fue atracado hace unos tres meses cuando estaba cerrando el mesón. Le asaltaron dos hombres que le pusieron una navaja en el cuello, según algunos clientes y conocidos. "Nunca había dado ningún problema a diferencia de otros bares cercanos en los que sí se trapichea con droga", afirmó un responsable policial.

La policía investiga si un vaso con un cubalibre que había en la barra pertenecía al fallecido o a la persona que lo mató. También tomó huellas de la zona por si el criminal dejó algún indicio. Los investigadores del Grupo V de Homicidios hallaron un cuchillo junto al cadáver. Están comprobando si fue el arma homicida. El interior del local no había sido revuelto ni había señales de lucha. El equipo de música y la televisión tampoco fueron sustraídos.

El cuerpo de Gómez fue trasladado a las nueve de la mañana al tanatorio de Alcorcón, donde le fue practicada la autopsia ayer por la tarde. Los agentes pidieron la grabación de un garaje próximo al mesón, pero éste carece de cámaras exteriores, por lo que no captaron a nadie que saliera del bar.

"Solía abrir muy tarde, sobre las once. Por la noche, a última hora era cuando hacía más caja. Muchos días aguantaba hasta las dos de la madrugada", aseguró el dueño de un bar cercano. Gómez Poderoso regentaba el mesón desde hacía un año y medio. Vivía en un piso situado en una céntrica plaza de Alcorcón, a unos 500 metros del mesón, lo que le permitía ir y volver andando todos los días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2007