Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La violencia sexista y la televisión

Un hombre apalea a su novia en Berlín tras ir a un programa

El suceso del programa de televisión de Antena 3 El diario de Patricia tuvo días atrás un antecedente casi mimético en la cadena privada de televisión alemana RTL, sin llegar a un desenlace mortal. Un hombre "sólo" pegó una paliza a la novia que lo rechazó en pantalla, la amenazó de muerte y dio con sus huesos en la cárcel.

El show de Olli Geissen es un programa del género telebasura que se emite desde 1999 en la sobremesa en la cadena privada de televisión RTL. De lunes a viernes a las dos de la tarde, bajo la moderación de Geissen, de 38 años, comparecen personajes dispuestos a debatir sus problemas de celos, cuernos o paternidades falsas. La página de RTL invita a participar en el programa a los que desconfían de su pareja, a los que quieren declarar su amor o a los que temen que el hijo no es suyo y quieren hacerse una prueba de paternidad. Janine, de 20 años, y Veysel, de 25, comparecieron bajo la mirada protectora de Olli Geisen para tratar de reconciliarse. En vano. Janine no aceptó las promesas de Veysel, que se presentó con una rosa en el programa que aquel día llevaba por título Lágrimas de desesperación, ¿por qué me haces tanto daño? El joven, al que la justicia ya había echado el ojo antes de la grabación del programa por maltratar a la chica, se declaró dispuesto a cambiar: "Yo te amo y estoy haciendo un entrenamiento contra la violencia". De forma tajante Janine replicó: "Esa terapia llega ya muy tarde para nosotros. Hazla para ti y tu próxima novia". A continuación los dos abandonaron el estudio.

El periódico Bild Zeitung informa de que dos días después Veysel esperó a Janine y le propinó una tremenda paliza. Después la llamó por teléfono para amenazarla: "Ya tengo las armas. Alégrate porque si te agarro te mato". Un comando policial lo detuvo en su casa del barrio berlinés de Wedding. La portavoz de RTL declaró a Bild: "En las conversaciones previas al programa no era previsible que se produjese una escalada. Nosotros comprobamos los datos que nos facilitan los participantes en la medida de lo posible. No sabíamos que la justicia ya investigase contra él".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2007