Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón elude, de nuevo, aceptar responsabilidad en el 'caso Guateque'

El alcalde deja a las denuncias ciudadanas el control de los funcionarios

El alcalde de Madrid desde hace cuatro años, Alberto Ruiz-Gallardón, sigue eludiendo aceptar ninguna responsabilidad política en el caso Guateque. Ayer se le preguntó varias veces al respecto y, como la semana anterior, cuando dijo que "es el juez quien la ha determinado", insistió en que la responsabilidad es de quienes presuntamente cometieron los delitos de cohecho, prevaricación y tráfico de influencias. O sea, los funcionarios. La Operación Guateque monopolizó el turno de preguntas posterior a la Junta de Gobierno semanal.

- ¿No tiene responsabilidad el Ayuntamiento? "Un corrupto es un corrupto y la primera responsabilidad es de quien comete ese delito", respondió Gallardón, alcalde desde hace cuatro años. "¿Hay responsabilidades indirectas? ¿Pero a quién corresponden? ¿A quién seleccionó al funcionario [Victoriano Ceballos] y le ascendió?", respondió en tono interrogativo, pasándole el muerto al PSOE.

- Una vieja trama sin control. Uno de los encarcelados era Carmelo García Sánchez, un ex funcionario ya acusado de los mismos delitos en 1996. ¿Por qué no se le investigó con profundidad y, en cambio, sí permaneció en la Gerencia de Urbanismo?

"Aquel funcionario fue absuelto en su momento y se adoptaron las medidas cautelares mientras duró el proceso". Además, el alcalde dijo que administrativamente no se podía castigar lo que penalmente había sido absuelto.

¿Y cómo se puede controlar a los funcionarios?

Gallardón respondió que hay que tomar medidas "para que ningún funcionario pueda abusar de su cargo y enriquecerse a costa de los ciudadanos". Pero no facilitó medidas concretas. "Estamos hablando de unas 12 personas [los corruptos] sobre 25.000 funcionarios. Además, se tramitan 40.000 expedientes al año. Seamos conscientes de la proporción" que tiene el caso Guateque.

- Soluciones al problema. De nuevo, la externalización del proceso de tramitación de licencias fue la única respuesta que facilitó en rueda de prensa Gallardón. Pero fue un poco más allá que la anterior semana. "En el futuro, mientras se tramiten las licencias, si se cumple con los requisitos, podrá iniciarse la actividad. El trabajo que se está haciendo es ése". Además, Gallardón comparó este proyecto con el método que ya se utiliza para las inspecciones de gas natural, ascensores o vehículos. Todas realizadas por empresas externas a la Administración.

La semana pasada, preguntado por los sistemas que tiene el Ayuntamiento para vigilar la corrupción, reconoció que es "difícil controlar la que se ha producido porque consiste en el manejo de los tiempos". Dando a entender que la agilización o demora del trámite de expedientes no deja huella. Ese día animó a los ciudadanos a que denuncien los casos que conozcan de corrupción. Ayer, en declaraciones a Onda Cero, insistió en eso y anunció que el Ayuntamiento implantará una oficina de denuncias permanente para que los ciudadanos hagan llegar sus quejas al Consistorio y éste tome medidas si es necesario. Al margen del control ciudadano, no parece que vaya a implantarse un sistema interno en el Ayuntamiento.

- Tres plenos en un día. ¿La mayor trama de corrupción en Madrid no era suficientemente importante para debatirla en un pleno independiente? El PSOE se refirió a este asunto el pasado martes como "un atentado democrático".

"Qué diferencia hay en el tratamiento de un asunto si se hace un lunes antes de tratar el pleno ordinario o si se hace el martes", argumentó. "La validez jurídica y la transparencia informativa es exactamente la misma".

- ¿Entonces el PSOE sí tiene responsabilidades políticas? "El presunto jefe de la trama, Victoriano Ceballos, fue introducido en el Ayuntamiento libremente designado por el PSOE. Luego adquirió su condición de funcionario también bajo el gobierno socialista en un momento en que su cuñado ocupaba las responsabilidades de Personal en el Ayuntamiento. Éstos son los hechos y el PSOE tiene que pronunciarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2007