Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desigualdad de género se afianza en las universidades andaluzas

Apenas el 12,1% de los catedráticos son mujeres y sólo hay una rectora

La desigualdad de género persiste en las universidades andaluzas. Esta realidad, de la que se viene hablando desde hace años, ha sido nuevamente ilustrada con cifras en un estudio del Foro de Consejos Sociales de las Universidades Públicas de Andalucía, coordinado por la Universidad de Huelva. Entre la marabunta de datos, recogidos en el segundo cuatrimestre del curso pasado, destacan que sólo el 12,1% de los catedráticos. O peor, en las nueve universidades de la comunidad, sólo la de Málaga tiene como rectora a una mujer, Adelaida de la Calle.

El porcentaje de alumnas supera desde hace años al de alumnos

No cumplir la paridad costará cuatro millones a las universidades

El informe del Foro deja claro que las universidades de Andalucía están todavía lejos de alcanzar los porcentajes marcados en el nuevo modelo de financiación establecido para el periodo 2007-2011. Entre los múltiples factores que este marco legal establece para destinar fondos públicos, el género ocupa su lugar. Así, se estipula que el porcentaje de mujeres catedráticas y de mujeres investigadoras principales debe ser superior al 20%. Mientras que la participación en los órganos de gestión y dirección de las mujeres en la Universidad debe superar el 40%. De persistir el incumplimiento de estos porcentajes en 2011, los centros dejarían de recibir 40 millones de euros, un 2% del presupuesto de más de 1.900 millones que se prevé para ese año.

Pero más allá de la traducción económica de la desigualdad, queda el "pesimismo", que destacó el coordinador del Foro de Consejos, Julio Revilla. "Las universidades andaluzas no salimos bien paradas en este estudio. Pero hay que aclarar que seguimos una dinámica social de desigualdad que es general. Mi pesimismo viene de constatar que las universidades, que deberíamos ser ejemplo de igualdad, no lo somos". "Además, sabemos que esta tendencia se da en el resto de universidades españolas, como quedó reflejado en un reciente estudio del Ministerio de Educación", dijo.

Las cifras perfilan ese famoso techo de cristal al que llegan muchas mujeres en plena carrera profesional y que sirve para que las gráficas se inviertan de manera dramática. Un ejemplo: el porcentaje de alumnas universitarias supera desde hace años al de los alumnos en más de un 50%. Y si hablamos de alumnos que logran titularse, las mujeres alcanzan entonces más del 60%. ¿Qué ocurre a partir de entonces? Las gráficas de hombres y mujeres comienzan a converger, para luego cruzarse y separarse a medida que avanza la carrera académica, copando los hombres, finalmente, la mayoría de los puestos de responsabilidad académica.

Las razones para que persista semejante deriva son muchas, pero Julio Revilla destaca la de los factores sociales "que han hecho prácticamente tradicional que las mujeres ocupen cargos como el de las secretarías de los Consejos Sociales o las secretarías generales de las universidades, pero no así los puestos de rectoras o catedráticas". Y a todo ello, Revilla añade problemas como el de la conciliación de la vida laboral y familiar. "Se trata, en definitiva de un cúmulo de razones sociales, culturales y casi de puro hábito, que hacen que este problema siga. Y recuerdo que tenemos sólo hasta 2011 para resolverlo. No es mucho", advierte.

"Debemos tomar conciencia de ello y poner en marcha acciones que favorezcan la presencia de mujeres tanto en los órganos de gestión y dirección de las universidades como en los puestos de catedráticos y de personal docente investigador", destacó Revilla. En la misma línea se decantó el rector de la Universidad de Huelva, Francisco José Martínez, quien quiso mirar el asunto desde un prisma más positivo al afirmar que ya se están dando los pasos necesarios para alcanzar las cuotas exigidas. "Desde universidades como la de Huelva se trabaja desde hace años en esto. Y es cierto ejemplos como el nuestro o el de la Universidad Pablo de Olavide están consiguiendo las cotas de género más elevadas de los centros andaluces", dijo el rector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 2007