Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Magistrados politizados

Hace años en un lugar de España tuve un alumno brillante. Pero a sus 18 años era racista, defendía el fascismo, ciertas dictaduras y la superioridad del hombre sobre la mujer. Era radical, no conocía la moderación ni la tolerancia ni la solidaridad. Curiosamente, era voluble e inseguro aunque tenía un cierto encanto personal y era muy culto. Su pieza musical era Tannhäuser de Wagner, su ideólogo Kipling y le inquietaba el Émile de Rousseau. Tuve una sincera amistad con él.

Pues bien, este joven de licenció en Derecho con Premio Extraordinario. A continuación, hizo oposiciones a juez y ganó la plaza con el número uno. En España asistimos a frecuentes decisiones judiciales que causan indignación. Está claro que las oposiciones no garantizan el buen juicio ni el sentido ético.

En varios países donde he vivido se elige a los jueces entre los abogados en ejercicio que después de 20 años han probado su sabiduría, su buen juicio y su sentido ético.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2007