Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "Le dije al Rey que la España democrática no podía callarse"

"Pensé que sería impensable que en un Consejo Europeo se criticara a un ex presidente del Gobierno. En ese momento, comenté al Rey: 'Voy a pedir la palabra'. Sentía que la España democrática no podía permanecer impasible". De este modo explicó ayer el presidente José Luis Rodríguez Zapatero su réplica a Hugo Chávez en la Cumbre Iberoamericana, cuando éste atacó al ex presidente José María Aznar.

Zapatero aprovechó la presentación del libro de Suso del Toro Madera de Zapatero, retrato de un presidente, para contar nuevos detalles de la escena que ha dado la vuelta al mundo. Explicó que el Rey estaba tranquilo, y lo que le hizo saltar y replicar a Chávez con el ya famoso "¡Por qué no te callas!" fueron las interrupciones del presidente venezolano a la réplica del presidente español. "El Rey saltó porque Chávez no dejaba hablar a la voz de España", dijo Zapatero.

Frente algunas críticas sobre la actitud del Rey, Zapatero sacó a colación que la Constitución, en el título dedicado al papel de la Corona, otorga al Monarca, además del papel de árbitro, la salvaguarda expresa de "una especial relación con la comunidad iberoamericana".

Zapatero contó, también, su conversación con el ex presidente Aznar. "Fue muy distendida y me ilusionó porque no habíamos hablado en toda la legislatura". Recordó el agradecimiento de Aznar por la "defensa personal" que hizo de él, y la respuesta que le dio el propio Zapatero: "Son mis principios. No es aceptable lo que ha hecho Chávez".

Reunión con Aznar

El presidente añadió un capítulo inédito: "Después de aquel gesto, pensé que no podía cortar la conversación. Le dije que a ver si nos veíamos. Aznar me contestó que por supuesto, que le llamara cuando quisiera, pero que lo hiciera yo como presidente".

La primera confirmación del impacto de lo sucedido, la tuvo por su propia hija, contó Zapatero. "Cuando me vio, lo primero que me dijo fue: ¡Por qué no te callas!".

Tres días después, Zapatero se reafirma en la respuesta a Chávez: "España dio respuesta adecuada a una actitud inadecuada". Y destacó dos conclusiones: que sirva como lección de lo que no debe hacerse en una cumbre democrática y que todo el mundo se ha enterado de que estas cumbres existen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2007