Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios defienden suavizar la crisis con diplomacia

No echar más gasolina al fuego. Ésta es la petición casi unánime de los empresarios que tienen fuertes inversiones en Venezuela. Telefónica, Repsol YPF, BBVA, Santander, Mapfre, Prisa, ACS y Abertis, consultados por este periódico, consideran que la aplicación de medidas drásticas, como la llamada a consultas del embajador propuesta por el PP, "sólo ayudaría a los argumentos populistas de Hugo Chávez. Nosotros necesitamos minimizar el problema, no agrandarlo".

Antonio Brufau, presidente de Repsol, sugiere "buscar operaciones que sumen en los dos sentidos", tanto para la empresa que invierte en un país como para el país en cuestión. Brufau cree que la crisis es un "pequeño contratiempo" que se resolverá entre las dos partes, y confía en que no tendrá efectos negativos en la actividad empresarial. Opinión que coincide con la del ministro de Industria, Joan Clos, quien insistió en que las empresas "tienen voluntad de permanencia a largo plazo en Venezuela". En privado, sin embargo, los empresarios no descartan nuevas medidas drásticas por parte de Chávez. A Repsol le nacionalizó el 50% de sus bienes y ha amenazado con hacer lo mismo en el sector financiero, banca y seguros.

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha agradecido al presidente del Gobierno, y "de manera especial al Rey", la defensa que ambos hicieron de los intereses empresariales en Latinoamérica. "Es una suerte que tengamos un Rey como el que tenemos y esté siempre a la altura de las circunstancias", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2007