Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antonio López: "He subido a 58 inmigrantes. Tres eran críos y se iban a ahogar"

"Me he echado al barco a 58 inmigrantes", le dijo Antonio López a su mujer la madrugada del pasado 13 de octubre cuando ésta le llamó para felicitarle por su cumpleaños. "Se iban a ahogar y llevan tres críos pequeños. Son como los nuestros", le dijo a continuación. Así evoca Antonio López, patrón del Corisco, los primeros momentos del rescate de ese grupo de inmigrantes a bordo de un cayuco a punto de deshacerse frente a la costa de Libia. Entre los inmigrantes que Antonio rescató había unas gemelas de dos años y otra pequeña de tres. Fueron las "consentidas" de la tripulación durante los tres días que tuvieron que convivir todos en el barco.

Para el patrón, lo mejor de la experiencia ha sido saber que esas 58 personas no se ahogaron a su lado; lo peor, que no será la última patera que vean. "Las autoridades podrían evitar que estas personas fueran engañadas y se echaran de esta forma la mar", asegura Antonio, que cree que un par de helicópteros vigilando la costa podrían evitar que salieran a una muerte casi segura.

Después de tres días de negociaciones entre los gobiernos de España y Libia, el Corisco recibió la autorización para dejar a los inmigrantes en el puerto de Trípoli. Los náufragos pretendían ir a Italia y cuando oyeron que se encendían los motores del barco, preguntaron a la tripulación a dónde se dirigían. Les tuvieron que mentir. "Aún sabiendo que les habíamos mentido nos daban las gracias por rescatarles en el mar", subraya Antonio. "Si me hubieran dejado, me los traigo a Alicante o los llevo a Italia, donde ellos querían llegar", asegura. El patrón sospecha que las mafias que organizan estos viajes, por los que cobran a cada inmigrante alrededor de 1.500 dólares, pueden tener relación con algunos policías o trabajadores del puerto: "Me llamó mucho la atención que cuando llegamos a Trípoli lo primero que me pidieron fue la zodiac", subraya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de noviembre de 2007