Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército gastará 320 millones en blindados diseñados contra minas

El Gobierno aprueba hoy la compra urgente de 40 vehículos especiales

A sólo cuatro meses de las elecciones generales, el Ministerio de Defensa se propone lanzar uno de los programas más ambiciosos del Ejército: el Plan de Renovación de Vehículos Blindados, que supondrá la adquisición en los próximos años de entre 570 y 600 unidades de distintos modelos por unos 320 millones de euros.

Hoy mismo, el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar la primera fase del plan, que incluye la adquisición de 40 vehículos por 14 millones de euros. La compra se hará por el procedimiento de máxima urgencia, de forma que estén disponibles entre finales de este año y el primer trimestre de 2008.

Las primeras 220 unidades se enviarán a Líbano y Afganistán

La razón de tanta premura radica en la necesidad de proteger a las tropas españolas desplegadas en Afganistán y Líbano frente a lo que constituye su principal amenaza: las minas y los artefactos explosivos improvisados (IED), así como las granadas de carga huecas. Más de la mitad de los militares occidentales muertos en Irak y Afganistán han sido víctimas de atentados con explosivos. Diez soldados y un traductor del Ejército español (seis en Líbano y cinco en Afganistán) han perdido la vida en cuatro ataques de este tipo en los últimos 16 meses.

Los vehículos que adquirirá Defensa no sólo disponen de un blindaje más robusto que los actuales, sino que están especialmente diseñados para resistir este tipo de ataques; por ejemplo, con el chasis en forma de uve para facilitar la dispersión de la onda expansiva.

Los MRAP (vehículos protegidos frente a ataques con minas, según sus siglas en inglés) no son una panacea, según fuentes militares, pero sí constituyen la mejor defensa posible en este momento, como prueba el que muchos países de la OTAN los estén adquiriendo.

La primera fase del programa, de carácter urgente, se completará con una segunda, que debe estar concluida en el año 2013, y que supondrá, en conjunto, la compra de 220 vehículos; de los que 120 serán de escuadra (para cuatro o cinco militares) y 100 de pelotón (diez soldados con todo su equipo).

La culminación del programa supondrá el desarrollo de una nueva familia de vehículos polivalentes -en principio, en versión ocho por ocho ruedas- dotados de módulos intercambiables, de forma que la misma plataforma pueda reconvertirse en sólo una hora en un vehículo de transporte de tropas, centro de mando o ambulancia.

El objetivo no es sólo ir sustituyendo a los Blindados Medios de Ruedas (BMR), con 30 años de antigüedad, sino también a los Vamtac (Vehículo de Alta Movilidad Táctica) y a los Aníbal, que son mucho más recientes.

Aunque aún no se conoce cuál será el modelo elegido, los que se barajan para el de cinco plazas son el MLV (Vehículo Ligero Multirol), de la firma italiana Iveco (que ha sido adquirido por los ejércitos del Reino Unido, Bélgica y Noruega), además del italiano; el Eagle de la firma Suiza Mowag, que pertenece a General Dynamics, propietaria de Santa Bárbara Sistemas; y el Dingo de la alemana KMW. El Ejército de Tierra español ya dispone del blindado Centauro de Iveco y del Leopard de KMW; y la Infantería de Marina, del Piranha de Mowag. Respecto al vehículo de diez plazas, los principales candidatos son el RG-31 Nyala, fabricado en Suráfrica por BAE Land Systems OMC; y el Golan de la israelí Rafael.

Probablemente, por razones de premura, los primeros vehículos se adquieran por procedimiento negociado, mientras que se convoque un concurso público para comprar los siguientes.

Fuentes de Defensa indicaron que el ministro José Antonio Alonso dio instrucciones antes del verano para que se preparase un programa destinado a mejorar las capacidades de autodefensa, superioridad en el enfrentamiento y enlace y comunicaciones de los vehículos de transporte terrestre. Las mismas fuentes insistieron en que el plan de renovación no supone que los modelos en servicio sean malos, sino que hay que adaptarse a las nuevas tecnologías, amenazas y requerimientos.

El programa de los nuevos vehículos no figura en los presupuestos para 2008, pero el pasado 11 de octubre la secretaria de Estado de Defensa, Soledad López, anunció que antes de que acabara el año se aprobaría la compra de un "número mínimo" de unidades con capacidad de defensa contra minas, ya que "la seguridad de las tropas" constituye la primera prioridad.

Once muertes

- 8/7/2006. La explosión de una mina anticarro causa la muerte del soldado Jorge Arnaldo Hernández Seminario, que patrullaba en un vehículo Vamtac en Afganistán.

- 21/2/2007. Una mina de gran potencia mata a la soldado Idoia Rodríguez Buján cuando circulaba en un BMR por Afganistán.

- 24/6/2007. Seis miembros de la Brigada Paracaidista, tres españoles y tres colombianos, pierden la vida en un atentado con coche bomba contra su BMR en el sur de Líbano.

- 24/9/2007. Dos soldados (un español y un ecuatoriano) y un traductor fallecen y otros dos militares sufren heridas muy graves al explotar una mina bajo su BMR en Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007

Más información