Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Halloween ecológico de Heidi

La modelo destina el dinero de una fiesta a proteger el mar y las costas

Un año más, y van ocho, la modelo alemana Heidi Klum convocó a sus amigos a una gran gala de Halloween. Esta vez se disfrazó de gatita. En fiestas previas se la vio caracterizada de Betty Boop (2002), o vestida con un exuberante vestido dorado simulando una medusa (2003) y el año pasado apareció disfrazada de manzana, representando así la fruta del pecado que Eva hizo morder a Adán, en este caso, su marido el cantante Seal.

Otro de los disfraces más celebrados fue el del actor Kyle MacLachlan que se vistió de golfista desafortunado.

Tanto Seal como Heidi Klum se encargaron de la decoración, y días antes de la fiesta compraron calabazas para adornarlas como obliga la célebre tradición. La gala, celebrada en Los Ángeles, fue un año más todo un éxito. Esta vez, además, la cita tenía un carácter solidario y ecológico. El dinero recaudado se destinará a la campaña de la Fundación Surfrider para proteger la costa y el litoral. Esta organización protege los mares e intenta bloquear desarrollos de proyectos hoteleros en zonas de gran valor ambiental. A la vez Surfrider ha organizado una campaña de educación ambiental para recolectar la basura costera y mejorar las aguas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2007