Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes visitarán Ceuta y Melilla por primera vez la próxima semana

Los reyes de España harán historia la semana próxima. Visitarán, por primera vez, las ciudades de Ceuta y Melilla. Don Juan Carlos estuvo en ellas, acompañado por doña Sofía, cuando era príncipe heredero, pero nunca en los 32 años que lleva como jefe de Estado. Fuentes oficiales hicieron pública la visita cuando el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, regresaba de Marraquech, donde se reunió con su homólogo, Taieb Fassi-Fihri.

Moratinos le informó por cortesía del viaje real, que empezará el lunes en Ceuta y concluirá el martes en Melilla. Cuando terminó su entrevista, el ministro llamó a Madrid para dar la luz verde al anuncio. La primera visita a ambas ciudades ha sido preparada con gran sigilo y anunciada tan solo cinco días antes de su inicio, un plazo inusual por su brevedad.

El Gobierno del presidente José Luís Rodríguez Zapatero se ha atrevido a organizar dos visitas a las ciudades autónomas -la del propio jefe de Gobierno, a principios de 2006, y ahora la de los Reyes- que sus cuatro predecesores, José María Aznar, Felipe González y Leopoldo Calvo Sotelo no osaron emprender.

El temor a la reacción de Marruecos, que reivindica la soberanía sobre ambas ciudades, les hizo desistir. Antes que Zapatero, sólo Aldolfo Suárez estuvo en 1981 en Ceuta y Melilla en su calidad de presidente del Gobierno. Felipe González y José María Aznar las visitaron también, pero como líderes de sus respectivos partidos.

Rabat reaccionó con moderación al viaje que Zapatero efectuó, hace casi dos años, a las ciudades autónomas. No en balde el Ejecutivo socialista es el más afín, de los que han gobernado en España desde 1975 con las tesis marroquíes sobre el Sáhara Occidental. Nabil Benabdalá, que en 2006 era el portavoz del Gobierno marroquí, declaró que la visita de Zapatero era "inoportuna". "Rabat reivindica la marroquinidad de los presidios y, como las posiciones son conocidas, sólo podemos lamentar esa visita", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de noviembre de 2007