Elecciones en Argentina

El ascenso de las mujeres

Las últimas palabras de Cristina Kirchner en su primer discurso de apenas media hora fueron para las mujeres: "Tengo una inmensa responsabilidad frente a todos los argentinos, y especialmente frente a las mujeres", dijo. A sus 54 años, Cristina era muy consciente de que ayer pasó a formar parte de las mujeres que en los últimos años han conquistado el poder, desde Angela Merkel en Alemania, pasando por Michelle Bachelet en el vecino Chile, hasta Ellen Johnson-Sirleaf, presidenta de Liberia y primera en la historia de África.

En estas elecciones, las mujeres tuvieron mucho protagonismo. Aparte de Cristina, su rival inmediata fue la aspirante de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. En la provincia de Buenos Aires, la aliada de Carrió, Margarita Stolbizer, logró una buena votación: quedó segunda por delante del candidato de Mauricio Macri, el presidente de Boca Juniors y actual alcalde de la capital argentina. Por otra parte, Lidia Pinky Satragno, una conocida mujer del mundo del espectáculo, también logró colarse en el Congreso por Buenos Aires.

Más información

Derecho de voto

La mujer argentina logró su derecho a votar en 1947 durante el primer Gobierno de Juan Domingo Perón. La figura de Eva Perón fue decisiva para que se produjese el cambio legislativo que abría definitivamente a las mujeres el campo de la política. Los primeros pasos en favor de la mujer los había dado ya el Partido Socialista en la década de los treinta.

En los sesenta y los setenta, la mujer comenzó a participar activamente en política y la propia Cristina Fernández de Kirchner es un ejemplo de ello, pues conoció a su marido militando en la Juventud Peronista. Es cierto que Argentina tuvo otra presidenta antes de Cristina, María Estela Martínez de Perón, alias Isabelita. Pero ella no fue elegida en las urnas, sino puesta a dedo tras la muerte de Perón por unos dirigentes políticos de los más nefastos.

Durante la última dictadura militar (1976-1983), las Madres de Plaza de Mayo fueron las que más cara plantaron a un régimen que había secuestrado y asesinado a sus familiares. Lucharon para obtener justicia por sus hijos desaparecidos y más tarde por sus nietos, arrancados de sus padres durante las detenciones clandestinas y dados ilegalmente en adopción. Hoy, ya en democracia, el crimen y la corrupción policial han forzado a mujeres como las Madres del Dolor a unirse para obtener justicia por el asesinato de sus hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de octubre de 2007.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50