Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álvarez afirma que no dimitirá porque "correr es de cobardes"

Carod asegura que ya no basta con la dimisión de la ministra de Fomento

No dimite. La crisis ferroviaria en Barcelona no parece haber hecho mella en la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, a juzgar por sus palabras en un mitin celebrado ayer en Sevilla. "No me voy a ir; correr es de cobardes y los que piden que me vaya, seguramente, es lo que harían", dijo ayer.

La ministra argumentó que sus decisiones están condicionadas por la seguridad e insistió en que "nunca" se ha planteado dimitir por un problema. "No es el primero que me encuentro en mi vida y en todos los casos los he solucionado bien. Estamos trabajando en lugar de salir corriendo. Los usuarios no deben preocuparse porque hay un buen equipo en el Ministerio de Fomento y vamos a solucionar el problema", añadió.

Sobre el resto de cuestiones se mostró esquiva: ni siquiera admitió que el Ayuntamiento de Barcelona haya pedido su cese -"No me consta", dijo- y tampoco quiso aclarar las posibilidades de rescindir el contrato con la constructora OHL.

La ministra defendió la tesis de que quien nada hace nada estropea. "El que no hace nada, no se equivoca nunca y es imposible que tenga un problema con una obra el que no la inicia".

Evitó dar importancia a las decenas de peticiones de dimisión que ha recibido en los últimos días. Las contrapuso a los apoyos que recibe por parte de sus amigos: "me mandan muchos SMS con mensajes de cariño", aseguró.

Estos mensajes no pararon el clamor de todos los partidos, excepto los socialistas, para que la ministra abandone el cargo. Ayer se sumó a las peticiones el consejero de la Vicepresidencia del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod. Hasta ahora, los miembros del Ejecutivo de José Montilla, con la excepción del consejero Joan Puigcercós, se habían abstenido de pedir la dimisión de la ministra. Carod, en un acto en Girona, quiso hacer notar el peso de Esquerra Republicana dentro del Gobierno y se saltó la pauta marcada. Evitó utilizar la palabra dimisión, pero sí dijo que sería "positivo" apartar de sus responsabilidades a la "ministra correspondiente". Puntualizó también que "esto no es suficiente" y que "hay que ir más allá".

"Lo que hace falta es cambiar de política porque llevamos muchos años en los que, desde Madrid, no se ha invertido ni un real en las necesidades de infraestructuras que tiene Cataluña". El partido de Josep Lluís Carod, Esquerra Republicana, está negociando con Iniciativa y Convergència i Unió defender juntos en el Parlament una moción que pide la dimisión de Álvarez.

Iniciativa está a favor del fondo de la moción, pero ayer advirtió de que no hará seguidismo de CiU y del PP en este asunto por considerar que ambos partidos también tienen responsabilidades en el caos que sufren ahora las infraestructuras catalanas. "No iremos del brazo de CiU y PP", dijo Herrera.

"Artur Mas no puede darnos lecciones sobre Cercanías, porque Iniciativa siempre se ha preocupado de ello mientras que Mas sólo hablaba del AVE", recordó. Con todo, Herrera mantuvo que la dimisión de la ministra de Fomento es "imprescindible".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de octubre de 2007