Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:La investigación del 11-M

"Cómpreme usted este ramito pa lucirlo en el ojal"

El miércoles 9 de mayo tuvo lugar en el juicio oral una escena que conviene refrescar. Días antes habían comparecido tres miembros de ETA en una citación tan propagandística como inútil por parte de las acusaciones que sostenían la teoría de la conspiración. Pues el 9 de mayo, la misma acusación que proclama su ayuda a las víctimas, interrogó a dos peritos de la policía manipulando datos para introducir a ETA. El juez Javier Gómez Bermúdez lo frenó en seco:

- En el escrito en el que usted acusa a 29 personas ninguna de ellas tiene implicación con ETA. Espero que justifique en su [escrito] de conclusiones la legitimación de una acusación para introducir un factor ajeno al objeto del proceso desde la perspectiva de la acusación.

Más allá de calificar a ETA "factor ajeno al objeto del proceso", Gómez Bermúdez impartía una lección elemental de Derecho Procesal. A saber, que todo juicio reposa en una premisa fundamental: lo que se enjuicia son aquellos delitos por los cuales se formula acusación. Ni más ni menos.

Esto no quiere decir que si se averiguan otros delitos o aparecen en el juicio elementos que puedan servir para abrir la investigación de otras conductas delictivas el tribunal sea insensible, ya que tiene la vía de la deducción de testimonio. Como ha ocurrido, por ejemplo, con la posible conducta de desacato del ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera.

¿Adónde lleva todo esto? Pues al hecho de que no existe sentencia abierta, como ha solicitado en sus conclusiones finales la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo (AVT), el pasado 18 de junio. "Pedimos", dijo, "una sentencia abierta que no cierre la investigación como algunos pretenden. Que señale la existencia de una trama más [además de asturianos, traficantes de droga y yihadistas] que no se ha investigado lo suficiente porque en el futuro pueden aparecer nuevas pruebas que lleven a nuevos responsables".

Una sentencia será más o menos sólida, ajustada en mayor o menor medida a Derecho, pero será un texto que se ciñe a los hechos enjuiciados. Y estos son los que se derivan de los escritos de acusación.

Los teóricos de la conspiración piden ahora al tribunal que les oiga aunque sea en algunos de los puntos que han elevado a presunta investigación. "Cómpreme usted este ramito pa lucirlo en el ojal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de octubre de 2007