Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE es la potencia mejor valorada porque prefiere el diálogo a las armas

Un sondeo en 52 países refleja interés por una Europa con más peso en el mundo

El mundo desea más protagonismo de la Unión Europea en las relaciones internacionales, y ve positivo que el peso específico de Bruselas aumente porque tiene más confianza en las superpotencias que ejercen su influencia a través del multilateralismo y el diálogo que en aquellas otras que la fundan en el músculo militar.

Ésta es la conclusión principal de un amplio estudio realizado en 52 países por Gallup y el Consejo Europeo de Relaciones Internacionales sobre el Nuevo orden mundial. Unas 57.000 personas fueron encuestadas con una gran pregunta de fondo: para que el mundo fuera un lugar mejor, ¿cuál tendría que ser el equilibrio de fuerzas entre las superpotencias?

El 37% desea menor influencia de EE UU en la escena internacional

El ascenso de países como India y Brasil es bien visto por la opinión publica

Los resultados dibujan un puzle complejo pero con algunos denominadores comunes. Entre las cuatro superpotencias reconocidas (Estados Unidos, UE, China y Rusia), la bandera europea, azul con 12 estrellas amarillas, es la única que seduce más que atemoriza. Un 35% de los entrevistados quiere que la influencia global de la UE crezca, y el 20% que disminuya.

"Es una indicación interesante, que adquiere mucho sentido si se yuxtapone la hostilidad que se siente hacia las superpotencias con más marcado carácter militar, como EE UU, China y Rusia", dice en conversación telefónica desde Londres Mark Leonard, director del Consejo Europeo de Relaciones Internacionales y coautor del estudio.

En el caso de Estados Unidos, los que desean un avance de su influencia alcanzan el 26%, frente al 37% de los que esperan un retroceso. El rechazo a EE UU alcanza el 51% en Europa occidental, el 53% en América Latina y el 56% en Turquía.

Un 32% y un 29% de los encuestados creen que el mundo se beneficiaría si, respectivamente, China y Rusia tuviesen menos poder. El 39% desea el declive del poder de Irán, otro país que también exhibe su músculo militar.

"Naturalmente, los países europeos también tienen un peso militar relevante, pero la opinión pública no asocia tanto la UE con ese peso y aprecia su poder blando", dice Leonard.

El desglose de los datos ofrece detalles interesantes desde el punto de vista regional, que esbozan en cierto sentido un retorno a posiciones previas a la guerra fría. El despertar de China y las ambiciones de la Rusia de Vladímir Putin causan el recelo de varios países de su entorno que, como Filipinas y algunos países del este de Europa, ven a Estados Unidos como figura protectora. En India, Filipinas, Japón y Corea del Sur, la opinión pública parece más preocupada que optimista sobre el crecimiento de China.

La UE es la única superpotencia que goza de una buena imagen en su área de influencia inmediata. En general, también es valorada en los países que sufrieron su colonialismo. "Pero hay excepciones que plantean un tema de fondo importante", dice Leonard. "En Ucrania, Balcanes y Turquía hay niveles de hostilidad a la UE bastante elevados que parecen dibujar una alternativa clara: ampliación o cierta hostilidad". Dudas, retrasos y negativas no salen gratis.

Una cuestión planea sobre los buenos resultados de Bruselas: que la escasa hostilidad hacia la Unión Europea esté determinada sobre todo por su limitada influencia real en las relaciones internacionales.

Frente al escepticismo y a la hostilidad que despiertan los unilateralismos y las exhibiciones de músculo militar, también destaca el poder seductor de países emergentes como India, Brasil y Suráfrica: es el llamado poder herbívoro, contrapuesto al supuesto carnívoro de Estados Unidos, Rusia y China.

En la encuesta, llevada a cabo entre junio y agosto, India, Brasil y Suráfrica cosechan buenos resultados. Al igual de lo que ocurre con la Unión Europea, la cuota de quienes desean que aumente su influencia supera la de quienes desean que se reduzca. Y como Bruselas, gozan de una buena valoración en las regiones en las que se encuentran ubicadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2007