Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los negocios de las mafias representan el 7% del PIB de Italia

Un informe de la patronal denuncia los chantajes del crimen organizado

Con un negocio que genera una facturación anual de 90.000 millones de euros, la Mafia es la empresa más rentable en Italia. Los ingresos de la criminalidad organizada italiana equivalen al 7% del Producto Interior Bruto (PIB), según dio a conocer ayer el informe Sos empresa de la asociación Confesercenti, que agrupa a las pequeñas y medianas empresas. El citado estudio sobre la criminalidad organizada fue presentado en la sede del Ministerio del Interior, en Roma.

Las mafias italianas (se incluyen sus variantes territoriales Cosa Nostra, 'Ndrangheta, Camorra y Sacra Corona Unida) mantienen en el mercado una posición difícil de superar, ya que sus actividades abarcan explotación de la prostitución, tráfico de armas y drogas, extorsión, usura y robos. O sea, áreas que nunca conocen la crisis.

El estudio de SOS presenta un cuadro dramático. Según los datos recopilados, la usura, con 30.000 millones de facturación anual, representa la principal fuente de ingreso de esta empresa. La extorsión, una actividad antigua de la mafia, hace ganar a los distintos clanes unos 10.000 millones de euros, mientras siete millones llegan directamente desde hurtos y robos. Luego, 4.600 millones de euros representan los fraudes y 7.400 millones llegan del contrabando. Por último, el sector inmobiliario, el lugar privilegiado para el lavado de dinero, constituye para la mafia una entrada de 13.000 millones de euros.

"Del filón alimentario al turismo, de los servicios a las empresas, de las licitaciones a los abastecimientos públicos, del sector inmobiliario y al financiero, la presencia de la criminalidad organizada se consolida en toda actividad económica", indica el informe.

El estudio denuncia además que la criminalidad ha penetrado en las grandes empresas italianas, sobre todo las dedicadas a obras públicas, que prefieren "pactar con la mafia en vez de denunciar los chantajes". Las grandes empresas "se rebajan a pactar para vivir tranquilos, casi suscriben un seguro preventivo en una complicidad que les hace más fuerte respecto a la competencia", señala la patronal. En este sentido, el documento acusa, citando fuentes policiales, al "coloso" grupo cementero Italcementi de haber cedido a las presiones de la 'Ndrangheta, la mafia calabresa, "soportando más costes y asumiendo más riesgos que facilitan la expansión económica del clan mafioso de los Mazzagatti".

También denunciaron estas prácticas en las obras de la carretera entre las sureñas Salerno y Reggio Calabria, donde, según el estudio, las constructoras Impregilo y Condotte "se han visto obligadas a tratar con la mafia calabresa".

El subsecretario del Interior, Marco Minniti, que participó en la presentación del informe, subrayó que el Gobierno aprobará un paquete de medidas para la seguridad en el mundo empresarial, pues se estima que las firmas sufren 1.300 delitos al día. Según Minniti, "hay que golpear el patrimonio de las organizaciones criminales". Minniti anunció que se prestará atención al endurecimiento de las medidas penales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de octubre de 2007