Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy asegura que elevar a 800 euros el salario mínimo generaría inflación

El líder del PP critica el plan de Zapatero tras denunciar la caída de los salarios

El candidato del PP a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, aprovechó su presencia ayer ante medio millar de empresarios que asisten al décimo Congreso de la Empresa Familiar para criticar la propuesta de elevar el salario mínimo realizada por José Luis Rodríguez Zapatero. Según Rajoy, el aumento planteado "puede influir en la inflación y en la creación de empleo", por lo que pidió "reflexión, sensatez y estudio".

Para Rajoy, cualquier alza de esa renta salarial es algo "muy serio" que se tiene que estudiar con detenimiento antes de tomar una decisión. Por ello criticó al presidente Zapatero, así como los Presupuestos Generales del Estado para 2008, que calificó de "lisa y llanamente electoralistas" y de los que criticó el "absolutamente injustificado" aumento del gasto público.

Sin embargo, el líder del PP ha venido criticando durante toda la legislatura la pérdida del poder adquisitivo de los salarios desde que él dejó el Gobierno. "Para la mayoría de los españoles las cosas han ido a peor en estos tres años. Lo salarios reales han tenido una pérdida acumulada de poder adquisitivo de 1,7 puntos. Cada vez trabaja más gente por menos dinero", señaló en una reciente conferencia económica.

El salario mínimo español, cuyo aumento hasta 800 euros rechaza el líder de la oposición, está entre los más bajos de la Unión Europea (ver gráfico). Sólo Portugal, entre los países del entorno español, está por debajo, con 470 euros mensuales frente a los 666 españoles (prorrateado en 12 pagas, porque el oficial está en 570,6 euros mensuales). Francia, por ejemplo, está en 1.254, Irlanda en 1.403, el Reino Unido en 1.361 y Bélgica en 1.259 euros.

El escepticismo de Rajoy sobre el aumento del salario mínimo fue contestado por el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, responsable además del programa electoral del PSOE y por tanto de esta promesa estrella. Según explicó, su ministerio y el de Economía y Hacienda han hecho ya los estudios pertinentes sobre esa revalorización del salario mínimo y es "perfectamente posible", además de "compatible" con el desarrollo económico y con el crecimiento del empleo.

Desde el Círculo de Empresarios se mostraron más cercanos a las posiciones de Rajoy y alertaron de los posibles riesgos, aunque no de forma tan categórica. Su presidente, Claudio Boada, destacó que no ve "grandes problemas" en una subida del salario mínimo, pero avisó de que "puede dejar fuera del mercado laboral] a gente menos capacitada". El presidente del Comité de política económica del Círculo, Fernando Eguidazu, consideró que la revalorización sí puede influir en la escala salarial, a pesar de que el porcentaje de trabajadores que lo percibe "suele ser bajo". Según Eguidazu, el incremento puede tener "efectos contrarios para el sector que se quiere proteger, cuya productividad es inferior a su salario".

La propuesta de Zapatero está en línea con lo que reclaman los sindicatos CC OO y UGT, que el pasado 9 de octubre pidieron al Gobierno que el salario mínimo se eleve un 8% anual en los próximos ocho años, con lo que llegaría a los 816,5 euros al mes en 2012.

La patronal CEOE está de acuerdo con que llegue a los 600 euros el próximo ejercicio (en 14 pagas), al igual que los sindicatos, pero no en que ahora se deba tratar el alza para la próxima legislatura.

Por otra parte, Rajoy dijo desconocer el contenido de la conversación entre el Rey y la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, porque él no estaba allí y nadie se la ha contado. Àllí Aguirre pidió al Rey "un trato humano" para el locutor Federico Jiménez Losantos, que ha reclamado que abdique por no defender la unidad de España.

Rajoy afirmó su lealtad y la de su partido a la Monarquía y a Don Juan Carlos, y recordó que nunca comenta las conversaciones con el monarca. "Yo hablo a veces con el Rey y me parece irresponsable el contarlo, y no lo voy a hacer". El líder del PP alabó al Rey, "que ha hecho una extraordinaria gestión y ha sido símbolo de estabilidad institucional a lo largo de treinta años". "No estoy para estas cosas", concluyó al ser preguntado sobre la actitud de Aguirre en defensa de Losantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de octubre de 2007