LA CALLE | de tiendas
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Las píldoras de la felicidad

Una cruz de farmacia a la entrada de Happy Pills. La tienda mide metro y medio de ancho. Larga y estrecha, Happy Pills alberga botes y cajas transparentes de muchos tamaños, todos con una cruz. Dentro se guardan las chucherías de toda la vida. ¿Qué hace una tienda de chuches junto a la catedral? No hay coles ni cines. "Vendemos dulces para adultos, con instrucciones de uso contra las pequeñas contrariedades de la vida. El efecto lo pones tú", explica una de las creadoras. Happy Pills contra los domingos sin fútbol, contra las lavadoras que se estropean sin avisar, contra las llaves que se pierden solas.... El cliente llega y elige entre un montón de chucherías -nubes, gatos y plátanos, por ejemplo- los dulces que se quiere regalar en uno de los frascos. Elige una etiqueta y rellena el frasco. Mireia, Merche y Marion han dado vida a este concepto de tienda. Ellas comparten un estudio de arquitectura y diseño que recibió el encargo de un grupo inversor para crear algo diferente. "Pensamos que el concepto de tienda de chuches está desprestigiado", afirma Domingo Ojeda, miembro de la empresa de desarrollo de negocios IBC. Las indicaciones y la estética de Happy Pills copian el look farmacéutico. El resultado ha sido una avalancha. "Los turistas han llevado Happy Pills a todas las partes del mundo", afirma Merche Alcalà, una de las creadoras. El futuro de Happy Pills pasa por la expansión y la venta por Internet. El frasco de medio kilo de chuches cuesta nueve euros y el pequeño tres. Además, venden un kit de emergencia para casos agudos, por ejemplo, el precio de la vivienda, y un pastillero. El cliente decide qué le molesta y cómo combatirlo.

- Lo más: la originalidad de las etiquetas (en castellano, catalán, inglés y pronto, en japonés).

- Lo menos: el tamaño de la tienda.

Dirección: calle de los Arcs, 6. 93 304 30 97. Barcelona.apantaleoni@elpais.es

Sobre la firma

Ana Pantaleoni

Redactora jefa de EL PAÍS en Barcelona y responsable de la edición en catalán del diario. Ha escrito sobre salud, gastronomía, moda y tecnología y trabajó durante una década en el suplemento tecnológico Ciberpaís. Licenciada en Humanidades, máster de EL PAÍS, PDD en la escuela de negocios Iese y profesora de periodismo en la Pompeu Fabra.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS