Los inversores tendrán que comunicar la participación en firmas cotizadas desde el 3%

La nueva regulación sustituye el porcentaje del capital por los derechos de voto

La regulación española relativa al mercado de valores dio ayer un giro a la definición de participaciones significativas en empresas cotizadas. Los inversores tendrán que comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) las participaciones que alcancen el 3% de los derechos de voto, frente al anterior 5% del capital. El Consejo de Ministros aprobó ayer el real decreto que traspone la directiva europea de transparencia con un objetivo: equiparar la regulación con la de los principales mercados de la Unión Europea, como el Reino Unido y Alemania.

La normativa española de Bolsa sigue poniendo coto a los problemas derivados de la información incompleta en los mercados de valores. Hasta ahora, un inversor podría comprar hasta un 4,99% de una empresa cotizada sin salir del anonimato. Eso se acabó. Un real decreto aprobado ayer por el Consejo de Ministros obliga a notificar a la CNMV las participaciones que otorguen el 3% de los derechos de voto. Se culmina así la trasposición de la normativa europea de transparencia, que se incorporó parcialmente a la última modificación de la Ley del Mercado de Valores, que entró en vigor el pasado agosto.

La propia CNMV que preside Julio Segura propuso la redefinición de lo que se considera participación significativa. El objetivo es que el nivel de exigencia del mercado español sea similar al de los grandes países europeos, como Alemania y el Reino Unido.

Según la propia CNMV, los dos cambios fundamentales de la nueva regulación consisten "en la sustitución del capital social por la proporción de derechos de voto como base de cálculo para la identificación de participaciones significativas, así como la obligación de comunicar las adquisiciones o transmisiones de valores que confieran el derecho de adquirir acciones que atribuyan derechos de voto". El regulador bursátil espera que los cambios previstos en los modelos de comunicación que utilizan los inversores puedan estar en marcha en el primer trimestre de 2008, según el Plan de Actividades de la CNMV 2007-2008, presentado el pasado jueves.

1% de autocartera

Asimismo, las nuevas normas obligan a las empresas a comunicar a la CNMV a partir del 1% del porcentaje de derechos de voto que posean en autocartera (las acciones propias que tiene una compañía para mantener la cotización en un determinado nivel o evitar la entrada de otras compañías). Además, mantienen el régimen de notificación de opciones sobre acciones y de otros sistemas de retribuciones de administradores y directivos.

El objetivo de la nueva normativa, según un comunicado, es mejorar la protección del inversor e incrementar la eficiencia del mercado. Los cambios afectan a las empresas que coticen en un mercado secundario oficial español o en otro regulado de la Unión Europea, cuando España sea el país de origen, según el texto legal, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de octubre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50