Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal considera la agresión a un profesor como delito de atentado

La juez suspende el juicio de faltas e instruye diligencias penales

La agresión sufrida hace una semana por el director de un instituto de Málaga será instruida como un delito penal por atentado contra funcionario público. La juez accedió a la petición a tal efecto realizada por el fiscal y la representación del profesor agredido, por lo que suspendió el juicio de falta por lesiones que se iba a celebrar ayer y decretó la apertura de las correspondientes diligencias previas.

El Código Penal castiga con penas de entre uno y tres años de prisión el delito de atentado contra funcionario público, del que presumiblemente será imputado el presunto agresor, Salvador Rojas, quien atacó hace una semana al director del Instituto de Educación Secundaria Torre del Prado de Málaga.

Antonio Escámez fue abordado por su agresor a la puerta del centro, donde le golpeó en varias ocasiones, produciéndole contusiones y diversas lesiones por las que está dado de baja, aunque según el agredido "lo peor son los palos morales". La jefa de estudios del instituto contempló la agresión y declarará como testigo.

Antonio Escámez había castigado con una expulsión temporal de 29 días a un hermano de su agresor, alumno del centro, de 15 años. La junta docente del instituto ha pedido a la Consejería de Educación que traslade al hermano del agresor de instituto.

Una treintena de profesores y compañeros de Escámez acudieron ayer a los juzgados de Málaga para mostrarle su apoyo y le ovacionaron cuando fue llamado a la sala de vistas. Escámez se mostró muy agradecido con los numerosos mensajes de solidaridad que dice haber recibido estos días incluso desde fuera de España de alumnos y profesores. "No he sido el primer docente que he sufrido una agresión, y espero ser el último", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de octubre de 2007