Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tortosa endurece los requisitos que exige a los extranjeros para empadronarse

A raíz de que la policía municipal de Tortosa (Baix Ebre) identificara un centenar de viviendas en las que sospecha que están empadronadas más personas de las que podrían vivir en ellas, el Ayuntamiento de la localidad ha anunciado una mayor exigencia en los requisitos que deben cumplir los extranjeros para poder figurar en el padrón municipal.

Hasta ahora, cualquiera podía obtener el certificado de empadronamiento presentando únicamente un recibo como el del teléfono y su documento de identidad. A partir de ahora el consistorio exigirá un contrato de alquiler de vivienda o una nota simple del Registro de la Propiedad, informaron ayer fuentes municipales.

El alcalde de Tortosa, Ferran Bel (CiU), anunció ayer la revisión de este centenar de viviendas sospechosas, en las que el consistorio cree que podrían estar empadronadas centenares de personas que ni siquiera viven en la ciudad. De hecho, el Ayuntamiento prevé que su censo actual de 39.725 personas pueda reducirse entre 2.000 y 3.000 personas al final de esta revisión. "El objetivo es poder acceder a servicios sociales como la escolarización o la sanidad", aseguró ayer un portavoz municipal.

El lunes pasado, la policía local detuvo a dos ciudadanos paquistaníes en las mismas oficinas del Ayuntamiento mientras trataban de empadronar a 35 mujeres que esperaban fuera. En agosto, la misma policía detuvo a una ciudadana de nacionalidad rumana por haber empadronado a 57 personas en su casa, de 100 metros cuadrados. En ambos casos la policía acusa a los detenidos de cobrar por facilitar este empadronamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de octubre de 2007