Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Manuel Chaves | Presidente de la Junta de Andalucía | Entrevista a Chaves

"Mi relevo puede ser un problema dentro de cinco, seis o siete años, pero ahora no"

Tiene 62 años, 18 más que cuando se presentó candidato socialista por primera vez a la presidencia de la Junta de Andalucía en 1990. Su partido, ayer, le ha vuelto a encomendar por sexta vez la misma misión para las elecciones andaluzas de marzo. Presidente federal del PSOE, a Chaves se le busca siempre como solución. Niega que el debate territorial haya vuelto a brotar y cree que lo que más puede dañar a la Monarquía son "los editoriales, los titulares y algunas tertulias"

.

Pregunta. En sus primeras elecciones como candidato tenía 44 años ahora, 62 ¿Ese dato le pesa?

"Hemos recibido del Estado lo que nos corresponde. Lo que pasa es que el contraste ha sido muy fuerte en relación con los años de Aznar"

"No creo que haya un gobierno más socialdemócrata que el nuestro. La escolarización de cero a tres años va dirigida a todo el mundo"

"Un gobernante como Ibarretxe no se va a atrever a convocar un referéndum en contra de lo que diga el Congreso y el Estado de Derecho"

"Lo que más puede dañar a la Monarquía son algunos editoriales, titulares y tertulias"

"La autonomía es descentralización política y también en el gasto. En Andalucía no nos sobra dinero, simplemente establecemos prioridades"

"El debate territorial forma parte del ADN de España". "El PP mantiene actitudes propias de un partido de extrema derecha"

Respuesta. No, en absoluto. No me cambiaría ahora por la etapa en la que tenía 44 años, salvo por la juventud. Ahora me encuentro con más fuerza, experiencia, solidez, mucha más información y conocimiento de los temas, de los problemas y también de lo que representa y lo que es Andalucía.

P. Precisamente por eso su relevo puede ser un problema.

R. Es difícil determinar si eso en su momento, cuando sea, puede ser un problema. Pero si me pregunta por mi estado de ánimo ante las expectativas de ese problema puedo decir que estoy absolutamente tranquilo porque sé conscientemente que hay varias personas que pueden ejercer el cargo de presidente o presidenta de la Junta de Andalucía con todas las garantías.

P. Usted fue candidato a la Junta porque así lo decidieron en la ejecutiva federal. ¿Se puede repetir esa decisión?

R. No. Se adoptará en Andalucía, entre otras cosas porque hay absoluta cohesión en el partido, no hay ningún tipo de división. Pero vuelvo a decirlo: ni el partido ni yo ni nadie se plantea ese tema ahora. Ese no es un problema para el partido en estos momentos. Lo podrá ser dentro de cinco, de seis, de siete años, puede serlo, pero ahora, no.

P. Se habla del 9 de marzo para celebrar las elecciones y que serán conjuntas. ¿Tiene clara la fecha electoral?

R. No. Lo único que tengo claro es agotar la legislatura y eso quiere decir que las elecciones serán en marzo. ¿Que existe la posibilidad de que las elecciones sean conjuntas? Se puede dar.

P. Zapatero le dijo a la ministra Salgado cuando se reunió con usted en la Moncloa el día 20: "Lo que diga Manolo es lo que hay". ¿Tanta influencia tiene?

R. Mi influencia o el peso político que como presidente del partido puedo tener no es algo que se haya logrado por generación espontánea o casual. Mi peso en el partido es el peso de Andalucía en el conjunto de España. Nunca Andalucía ha tenido tanta influencia política en el conjunto de España frente al Gobierno.

P. Si no hubiera elecciones en marzo ¿el compromiso del Gobierno con Andalucía hubiera sido menor en los presupuestos?

R. El compromiso del Gobierno con Andalucía es desde marzo del 2004. Desde esa fecha se han resuelto los contenciosos sobre las células madre, de las pensiones, de Cajasur, de los 2.500 millones de euros del sistema de financiación. En marzo del 2004 nadie estaba pensando en las elecciones del 2008. Los dirigentes del PP andaluz han caído en una total contradicción con el resto de los dirigentes de su partido que han acusado al Gobierno de dar un trato preferente a Andalucía. Hemos recibido lo que nos corresponde: ni privilegios ni discriminación, lo que pasa es que el contraste ha sido muy fuerte en relación con los ocho años del Gobierno de Aznar con Andalucía.

P. ¿Cómo convenció a Pedro Solbes de que había que pagar la deuda histórica?

R. No solamente era la deuda histórica sino también las inversiones. La primera visión que tiene el ministerio es que era un tema estrictamente económico, el de que Andalucía quiere sacar un poco más de dinero. Esa vertiente no es la única. Yo he convencido a Pedro Solbes de una vertiente política que tiene algo de histórico, de todo lo que representó en su momento el subdesarrollo en Andalucía y eso lo ha entendido perfectamente Pedro Solbes en estos últimos meses.

P. ¿Han avanzado en la cantidad final?

R. Tengo un tema claro: no estoy dispuesto a que a seis meses vista de las elecciones la cantidad de la deuda histórica se convierta en una carrera entre partidos a ver quién llega más lejos. Eso es frivolizar la reivindicación que representa la deuda histórica. No voy a dar esa cantidad.

P. ¿Pero la tiene?

R. Sí, la tengo. El Estatuto marca el plazo del 20 de septiembre de 2008 para fijar una cantidad y lo voy a cumplir para no entrar en una carrera.

P. Ha propuesto regular el derecho al acceso a la vivienda para familias con menos de 3.100 euros y dar becas de 6.000 euros anuales para que los estudiantes sigan cursando el bachiller. ¿Hay dinero para esas medidas?

R. Ni las propuestas del programa electoral ni las iniciativas gubernamentales las hacemos sin contar con el beneplácito, consentimiento y estudio de la Consejería de Economía y Hacienda. Tienen su respaldo y su cobertura económica.

P. Según una encuesta del INE, sólo tres de cada 100 alumnos no cursan bachiller por problemas económicos. Su propuesta por sí sola no arregla el problema del abandono escolar.

R. Ya lo sé, ya lo sé. Se ha dicho que esto es una monstruosidad. Y no estamos descubriendo el océano Pacífico, simplemente estamos trasladando al bachillerato un sistema que funciona en la universidad. El problema no es cuántos son, ni si son pocos. Pues, mira, mejor. Lo que estamos en condiciones de corregir es que estudiantes que quieren seguir estudiando, que tienen un expediente normal y que no pueden hacerlo porque es una carga para su familia o porque su familia no tiene medios económicos puedan hacerlo. Lo que pasa que siempre se nos quiere ridiculizar por parte del PP. Dicen: 'No, no, es que quiere regalarle una vivienda a todos los andaluces'. Una mentira. Y ahora mismo: 'No, no, que quiere regalarle 600 euros a todos los estudiantes'. Mentira.

P. Usted ha anunciado un aumento de las plazas de guarderías ¿cuántas?

R. En este curso hemos garantizado la educación infantil de tres a seis años para todos los padres que la quieran usar. ¿Cuál es nuestra tendencia ahora? La universalización del derecho de escolarización de cero a tres años. Sé que no lo vamos a lograr en una legislatura, lo tendremos que hacer a lo largo de dos legislaturas. En los presupuestos del 2008 habrá la financiación necesaria para crear 15.000 puestos de guardería.

P. Todas estas políticas finalistas ¿son para una mayoría o son parches?R. No creo que haya un gobierno más socialdemócrata que el nuestro en el conjunto de las autonomías y uno de nuestros principios básicos es la universalización de las medidas y de las políticas. Esto quiere decir que las políticas nuestras tienen que tener aspectos discriminatorios positivos para aquellos que tienen más necesidad o que tienen más problemas. La escolarización de cero a tres va dirigida a todo el mundo, queremos que sea una medida universal.

P. A veces se les critica desde fuera por actuar como si les sobrara el dinero, como si Andalucía fuera una comunidad rica.

R. Yo tengo otra visión. Las comunidades autónomas hacen seguimientos de las medidas que se toman en otras y, en consecuencia, estas medidas también sirven para que se camine a la igualdad de derechos en todas ellas. ¿Qué es la autonomía? Es descentralización política y también en el gasto y establecimiento de prioridades en función de las necesidades de cada comunidad autónoma. No nos sobra el dinero, simplemente establecemos prioridades.

P. ¿El debate territorial ha resurgido con la quema de las fotos del Rey y el referéndum de Ibarretxe?

R. El debate territorial forma parte del ADN de España, siempre lo ha habido y lo va a seguir habiendo. ¿Ahora mismo hay un debate territorial? Creo que no. Hay una falsificación de lo que se quiere presentar como un debate territorial. Cuando el PP se intenta apropiar del concepto de nación, de la idea de España, de la unidad de España y de los símbolos nacionales, ¿es o no es un debate territorial? No, es otra cosa. No quiero decir que el PP sea un partido de extrema derecha, pero esas son actitudes propias de un partido de extrema derecha. El concepto de España, los símbolos nacionales son los elementos mínimos que garantizan la convivencia entre todos los españoles.

P. Pero hubo desorientación con la reforma de los Estatutos.

R. Eso sí, en su momento, con los Estatutos sí, pero lo que hay ahora mismo no.

P. Lo que hay ahora mismo, por ejemplo, es que cuatro socialistas de un pueblo de Andalucía votan por la República.

R. Es una anécdota simple y los compañeros, cuando se han dado cuenta del error que han cometido, han rectificado. La Monarquía es una institución sólida, madura y querida por la mayoría de los españoles. Me pregunto: ¿200 jóvenes quemando fotos del Rey van a agrietar la estabilidad de la Monarquía? ¿Estamos asistiendo a un ataque a la Monarquía, o estamos asistiendo a un ataque al Gobierno socialista utilizando a la Monarquía? No creo que lo que pueda dañar a la Monarquía sea la quema de una foto por 200 jóvenes. Lo que más le puede dañar son los editoriales, los titulares y algunas tertulias utilizando al Rey para dañar al Gobierno socialista acusándolo de debilidad por no defender a la Monarquía.

P. ¿La fiscalía no está cooperando en engordar ese problema persiguiendo a esas personas?

R. La fiscalía cumple con la ley y el Código Penal. Otro problema es si la ley tiene o no que ser modificada.

P. ¿Piensa que debe serlo?

R. Creo que hay que atenerse a lo que hay ahora. Se está cumpliendo con la ley.

P. El presidente de Gobierno dice que hay que actuar con serenidad y prudencia ante el nuevo envite de Ibarretxe. Pero llegado el caso ¿cómo se actúa, qué instrumentos se emplean?

R. Estoy convencido de que el referéndum es el último canto del cisne del plan Ibarretxe. Es decir, eso no tiene ningún sentido. Un gobernante como Ibarretxe que tiene su legitimidad, no lo olvidemos, en la Constitución y en el propio Estatuto de Autonomía, no se va a atrever a convocar un referéndum en contra de lo que diga la soberanía española que radica en el Congreso y en contra de lo que diga el Estado de Derecho. El Estado de Derecho y cualquier Gobierno tienen los medios para que eso no se pueda celebrar.

P. ¿Qué medios? ¿Cree que les puede perjudicar electoralmente si Ibarretxe mantiene su postura?

R. Al final, la estrategia de Ibarretxe es una estrategia electoral. Nos olvidamos con mucha facilidad que el señor Ibarretxe planteó un reto al Estado con un Estatuto de Autonomía que se rechazó en el Congreso, eso murió. ¿Un gobernante se va a atrever a tergiversar el Estado de Derecho?

P. ¿Con la marcha de Imaz han perdido un aliado?

R. La posición de Imaz de acabar primero con el problema terrorista y después hablar de política, era bastante razonable. Vamos a esperar a ver qué ocurre en la asamblea del PNV. Lo que está claro es que dentro del PNV hay una división.

P. Volviendo a Andalucía. En las elecciones del 2004 cuatro consejeros salieron del Gobierno para ir al Congreso ¿se va a repetir esta situación?

R. No es que no quiera decir nada, pero no lo sé. Puedo decir sí y no. No me lo he planteado, a partir del día 17 de octubre, se abre el proceso de elaboración de listas del PSOE. Ningún secretario general me lo ha planteado. Cualquier cosa que se diga al respecto es una mera especulación. ¿Eso puede existir? Claro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de octubre de 2007