Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad aumenta las exigencias para la atención de los problemas de audición

Los establecimientos dedicados a resolver las deficiencias auditivas de las personas mediante la implantación de audioprótesis o audífonos deberán contar a partir de ahora con un director técnico. Esta es una de las nuevas exigencias que incluye el decreto que aprobó ayer el Consejo de Gobierno para aumentar la regulación de este tipo de locales, cuya clientela va en aumento. Unas

170.000 personas sufren en Euskadi problemas de sordera en mayor o menor medida. Menos de uno de cada mil bebés (una tasa de 0,8) nace en el País Vasco con problemas de audición.

La pérdida auditiva supone ya la tercera dolencia en importancia en la comunidad autónoma, tras la artrosis y la hipertensión. Los más afectados son los mayores de 55 años, pero los especialistas alertan de que cada vez más jóvenes de 14 a 22 años acuden al otorrino porque tienen dificultades para seguir una conversación en grupo o hablar por teléfono o bien necesitan subir el volumen de la radio y el televisor. Casi todos ellos pasan la práctica totalidad del día enganchados a dispositivos musicales capaces de reproducir sonidos sin distorsiones de más de cien decibelios, como un avión al despegar. Las lesiones en el oído, apuntan los expertos, no provocan sordera inmediatamente, pero con los años empiezan a notarse.

El audífono es considerado como una ayuda auditiva, ya que la persona que sufre el problema de sordera puede mejorar la percepción de la voz humana. El decreto fija los requisitos de los establecimientos de audioprótesis, considerando como tales aquellos que, bajo la dirección técnica de personal con titulación oficial, dispensen con adaptación individualizada al paciente "productos para corregir deficiencias auditivas".

Ópticas y ortopedias

El decreto también cataloga como locales de audioprótesis las ópticas y ortopedias que ofrezcan este tipo de aparatos, que, por tanto, deberán cumplir la nueva norma. En los centros y servicios sanitarios estará prohibida la dispensación de audífonos o productos similares, tanto si necesitan adaptación individualizada al paciente como si no.

El director técnico de los establecimientos de audioprótesis debe poseer alguno de los siguientes títulos: técnico superior en audioprótesis, técnico especialista audioprotesista, médico especialista en otorrinolaringología, licenciado en Farmacia y diplomado en óptica oftálmica y acústica audiométrica por la Universidad de Barcelona, licenciado en Farmacia y diplomado en óptica y acústica audiométrica por la Universidad de Santiago o cualquier otro título asimilable.

Además de regular las tareas del director técnico, el decreto determina cómo deben ser los locales de atención al público, sus áreas de exploración, aseos y especifica el equipamiento que deben tener, entre otros aspectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007