Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bélgica reabre una investigación contra Total por complicidad con la dictadura

La fiscalía belga ha reabierto una investigación contra la petrolera francesa Total y dos de sus dirigentes por supuesta complicidad en crímenes de lesa humanidad en Myanmar, según informó ayer el diario De Standaard. El caso se remonta a 2002, cuando un grupo de birmanos -uno de los cuales tenía el estatuto de refugiado en Bélgica- presentó una denuncia contra Total y dos de sus dirigentes, Thierry Desmaret (director de Total Exploration Production entre 1989 y 1995) y Hervé Madeo (jefe de Total en Myanmar entre 1992 y 1999).

La querella denuncia el supuesto apoyo logístico y financiero que Total habría aportado a los militares de la junta birmana, considerados responsables de trabajos forzados, deportaciones, asesinatos, ejecuciones arbitrarias y torturas. La denuncia fue presentada en virtud de la llamada "ley de competencia universal", que permite a los tribunales belgas juzgar a extranjeros denunciados por presuntos crímenes de guerra o de lesa humanidad.

El alcance de esta ley fue reducido en 2003 debido a las presiones internacionales, especialmente de EE UU, y desde entonces se limita a los casos en los que la infracción se haya cometido en Bélgica, en los que el autor sea belga o esté presente en territorio belga, o cuando la víctima sea de esta nacionalidad o resida en el país desde hace al menos tres años. El acceso a la nacionalidad belga de uno de los denunciantes ha permitido reabrir el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2007